Pampero para Pampa

Más que indumentaria nueva, es ropa de trabajo es la que tuvieron que usar los Standard Bank PampasXV para lograr la clasificación a la segunda fase de la Vodacom Cup. Conseguida a base de mucho esfuerzo y sufrimiento y sin importar el resultado de hoy (derrota en Cuartos de Final ante Griquas por 26 a 18) , el equipo argentino que juega en Sudáfrica ya cumplió su objetivo.

Ese drop de Benjamín Madero en el último instante del último partido de la ronda clasificatoria –el que definía la suerte del equipo – ante SharksXV, cuando ya no había tiempo para más salvo para llorar por una derrota sin bonus, para despedirse de Stellenbosch, apareció salvador y con justicia, hay que decirlo, para un equipo que durante esa primera parte del Campeonato sufrió de todo (principalmente en lo referido a lesiones y noticias trágicas) y que merecía en definitiva, clasificarse para demostrar que el talante, la madera, el pedigree del que está hecho no sólo el equipo, sino cada jugador de manera individual, es de esos que resiste incólume todo tipo de inclemencias y vicisitudes.

Antes de partir

No fue sencillo el andar de los PampasXV durante esta etapa. Para nada.

Antes de partir hacia Sudáfrica, en una charla distendida pero profunda con Daniel Hourcade mantenida al aire en RugbyCH Radio, estaba claro que el objetivo para este 2012 no era –principalmente- defender el título conseguido en el 2011, sino que con la dificilísima y muy exigente temporada que van a tener Los Pumas -por primera vez disputando el Rugby Championship ante Nueva Zelanda, Sudáfrica y Australia- obligaba eso a que el foco de los PampasXV estuviera puesto en la formación y la puesta a punto –acelerada, por cierto- de jugadores para formar parte -si hiciera falta- y como sostenedores de el andamiaje de la selección argentina en el cúmulo de exigencias que va a demandar este año.

Entonces, con el horizonte claro, Hourcade y cía. comenzaron a activar las fibras del equipo –y los jugadores, ya lo dijimos- para que todos tuvieran en claro hacia dónde iba la nave.

La preparación hacia la Vodacom, sin embargo, no fue la esperada y ni de lejos, parecida a la del año pasado. No hubo partidos –serios- ante rivales exigentes y por cierto, sólo hubo tres encuentros previa llegada a Stellenbosch. Demasiado poco para hilvanar los hilos de un equipo que era y es completamente distinto, con muchas caras nuevas, con escaso rodaje internacional en cualquier nivel. Salvo contadas excepciones –Julio Farías, Mariano Galarza, Genaro Fessia y el llegado a último momento Leo Senatore, con experiencia mundialista- el resto, -sin contar a los que ya tienen experiencia en los Pampas propiamente dichos- sinceramente, tiene poco o nada de roce internacional destacado.

 Juventud, divino tesoro

El trío conformado por Hourcade, Reggiardo y Pérez es un verdadero cuerpo de élite que sabe sin dudas qué y cómo trabajar con el grupo de jugadores que viajaron y también, con el que se quedó en Argentina para mantenerlos a todos motivados y en plenitud.

Hay algo que es una característica fundamental y de la ya que han dado cuenta en los procesos anteriores a su cargo: la apuesta por la juventud de los integrantes del equipo en diferentes puestos.

Tiene un promedio de edad interesante (24 años) y entre los backs, hay varios que apenas están saliendo del cascarón, si hablamos del rugby de alto nivel. Manuel Montero (wing de Pucará de sólo 20 años, 1,93m y casi 100 kilos) es una muestra de lo que decimos. Los casos de Javier Rojas, Matías Orlando, Nahuel Lobo, Tomás de la Vega, Facundo Barrea, Rodrigo Báez, Santiago Guzmán… jugadores que aún no llegan a los 24 años y que van a estar absolutamente maduros y hechos a medida de los tiempos por venir.

Todos, en mayor o menor medida –algunos terminaron antes su participación por lesiones como Lobo, Báez- van a estar disponibles para junio, cuando llame el deber de estar en Los Pumas para los test ante Italia y Francia, respectivamente. No hay dudas que muchos de estos jugadores Pampas serán parte de esas series. Así lo ha manifestado también Santiago Phelan, Head Coach del seleccionado nacional. Nos preguntamos si Graham Henry oficiará además como detector de talentos entre este cuerpo de jugadores. Seguramente…

Quién te ha visto…

Debido a la poca cobertura (por no decir poquísima) y a la escasa información -generada desde y transmitida hacia- Argentina que han tenido los Pampas a lo largo de su participación en Sudáfrica, sinceramente es muy poco lo que podemos decir del funcionamiento del equipo –lo vimos poco- a lo largo de los partidos. Sí, estamos en condiciones de asegurar que se han mantenido las bases de la gestión Hourcade y que es un clásico y su marca registrada: el juego dinámico, el apoyo constante y la buena disposición de pelota. También lo ha sido la amplia rotación de jugadores entre partidos y la apuesta a los más experimentados como artífices de la construcción de una identidad más aplomada, de lo que significa la generación de un grupo dentro y fuera de la cancha y de los jóvenes como aportantes de frescura y desfachatez dentro de la cancha.

Lo que no ha tenido solución a lo largo del Torneo es la enorme cantidad de penales cometidos. Seamos sinceros y nos permitiremos una corrección en este punto: Penales sancionados, que no es lo mismo…

Al igual que en los años anteriores, los árbitros sudafricanos han sido por demás exigentes y estrictos con los argentinos, más no con los otros equipos. NO quiere decir esto que no PampasXV no cometan penales… no somos ingenuos y por supuesto, los cometen y la cantidad sigue siendo extremada y alarmantemente alta para el nivel de élite y, si sobre todo se tiene en consideración que la gran mayoría se ha dado en las situaciones de contacto (en los rucks, en la limpieza de la pelota, en tirarse de cabeza en las formaciones) éstos son temas que deben corregirse de manera imperiosa.

Más allá de todo, está evidenciado que los PampasXV son una excelente plataforma de lanzamiento de jugadores para Los Pumas y que es evidente que el sostenimiento de una estructura en el mediano plazo empieza a dar sus frutos y que al ser los primeros, todo indica que lo mejor está todavía por venir, pero debemos ser pacientes.

Tiene que pasar que el peso de la exigencia de los cuatro años que se avecinan y que en realidad ya llegaron sean el condimento final para que este proceso de generación de jugadores de alta competencia se mantenga igual, o mejore.

Si los resultados deportivos no se dan o no se dieron como muchos podían querer, no importa. No es la cuestión. No al menos, el meollo de la cuestión. Lo importante es que el objetivo planteado originalmente siga su curso y que de los presentes y futuros Pampas sigan saliendo figuras que vestirán la albiceleste en el transcurso del tiempo. Imaginamos, esperamos, creemos, que esto será en breve lapso…  ¿Junio?, digamos que estaría muy bien.

EA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s