¿Qué pasó con Los Pumas en Junio? Bienvenidos al Tren

BIENVENIDOS AL TREN

Unos Pumas jóvenes, con cierta inexperiencia, vivieron en carne propia lo que significa ingresar al rugby de élite en tres partidos intensos, duros y muy complejos, con dos victorias a las que no les sobró nada y una derrota implacable.

Cuesta bastante analizar esta ventana de Junio cuando aún está fresca en la retina la imagen –pobre, triste, anodina- de los Pumas ante Francia en el partido que los galos vapulearon al equipo argentino por49 a10 en Tucumán.

Cuesta, porque los dos primeros partidos tuvieron cierto aire triunfal, cierta llama eterna que Los Pumas supieron conseguir cuando las papas quemaron. Y en esos dos primeros partidos (Italia en el coqueto Estadio Bicentenario de San Juan, y Francia en el extraordinario Mario Alberto Kempes de Córdoba Capital).

Cuesta, porque en esos dos partidos iniciales, los argentinos entregaron en mayor o menor medida, pero lo hicieron, sangre puma. Que quedó derramada sobre todo en el segundo test cuando un cimbronazo poderoso –que llegó en definitiva una semana más tarde- parecía acechar, ahí el conjunto entrenado por Santiago Phelan y que asesora Graham Henry se las vio bravas ante una Francia que manejó los tiempos del partido, pero que Los Pumas, a base de una cierta heterodoxia defensiva, se las arreglaron con poco de táctica y mucho de corazón y arremangarse en las fuleras, para ganar un partido inmerecido, pero que a flor de ser sinceros, servía como primer peldaño para que los jóvenes integrantes de este plantel pudieran empezara a subir rápido esta escalera empinada, peligrosa, de pocos peldaños hacia el rugby demás alto nivel. Llámese Rugby Championship.

Vencido ese segundo escollo y después de toda la catarata mediática exitista caída sin decir “agua va” sobre ciertos jóvenes que cumplieron su labor en un nivel importante (tenemos que hacer los periodistas una severa autocrítica sobre cómo endiosamos o aniquilamos a jugadores inexpertos como si fueran salvadores o demonios de acuerdo las circunstancias) nos retrotraemos al primer partido, ante Italia.

Los números del partido no lo indicaron con claridad (números = estadísticas, no resultado final) pero Los Pumas no la pasaron bien gran parte del encuentro. Sí, hubo algo muy bueno que hacía rato no se veía en el equipo y es que pudo, supo, meter cuatro tries y tres de ellos, en la segunda mitad, producto de muy buenas jugadas colectivas, bien hilvanadas, después de varias fases de juego o de pases en el contacto. Inobjetable.

Cierto es que en ese primer partido, salvo esos espasmos con ráfagas de buen juego –lo llamamos utilización eficiente de la pelota- el equipo argentino volvió a padecer las formaciones fijas, las salidas y todo lo referido a la generación de juego desde esas formaciones fue muy arduo, por no decir malo.

Claro que la victoria sirvió. Italia fue un rival muy duro, muy complicado –como suele serlo para los argentinos- y empezar una ventana de Junio con cuatro tries (Graham Henry fue contundente al respecto en el post partido. Inmediatamente finalizado el mismo, cuando le consultamos sobre si estaba conforme con la performance del equipo argentino, su respuesta fue tan corta como implacable: “We get the bonus”, dijo. Tenemos el punto bonus)…  ¿Más decodificado aún?: pedí tries, y anotamos cuatro ante un rival muy duro.

En ese partido ante Italia se mostró lo mejor en ataque de Los Pumas en toda la ventana, fundamentalmente en la segunda etapa –en esos ataques punzantes desde el fondo, contraataques criteriosos, bien jugados, prolijamente manejados y resueltos con efectividad- conducidos, liderados  por una buena versión de Felipe Contepomi y Rodrigo Roncero, dos que empezaban a despedirse de su largo peregrinaje con la celeste y blanca en tierra sanjuanina y que jugaron un partido memorable: Roncero  “a lo Roncero” (poco podemos agregar que no se sepa y que aclare qué significa) durante todo el partido hasta ese momento final, con toda la gente de pie y aplaudiendo el último (¿último?) acto del titán y Felipe, con una buena segunda mitad, jugando cuando estuvo enfocado, determinado a ir soltando la cinta de capitán bien de a poco y con autoridad, ambos sumados a la tenacidad de Tomás Leonardi para buscar pasar y avanzar metros y cuando no tacklear muchísimo. Por ahí pasaron los puntos altos del equipo. Farías, como siempre, pura entrega y despliegue cumpliendo como segunda línea y Tuculet firme atrás, bien.

Pero (siempre los hay) se perdió groseramente (otra vez) el scrum y el line. Se volvieron a encender todas las luces de alerta respecto a este tema y también, a los penales. Los Pumas volvieron a ser una fábrica de penales.

Todo esto se agravó en el segundo test de la ventana –el primero ante los galos- partido en el cual la pareja de medios de la visita (Parra y Trinh Duc) no tuvo la mejor de sus noches aunque sí lo fue para dos jugadores temibles: todo lo hecho por Louis Picamoles y Fulgence Oudraogo fue impresionante desde todo punto de vista. Los Pumas dieron vuelta un partido que irremediablemente se iba escurriendo de las manos, producto de una pelota recuperada. Una actuación consagratoria en materia defensiva del joven tercera línea Tomás de la Vega, que lo tuvo como punto más alto del rendimiento argentino esa noche, permitieron el equipo de Phelan vencer un test que en los papeles, en los hechos, y notoriamente, no hubiera merecido ganar. Porque Los Pumas se vieron superados, aunque no vulnerados y eso les permitió mantenerse a tiro en el tanteador a pesar de las diferencias en el juego observadas en el verde césped.

Sin embargo y como dijimos anteriormente, el cimbronazo, el sopapo, llegó en Tucumán. Un 49 a10 lapidario, abrumador, contundente, inexcusable.

Hay cientos de explicaciones que, desde el juego, se pueden dar para morigerar, poner paños fríos a semejante disparidad en todos los aspectos del juego. Un choque frontal contra una realidad que ya llegó y que espera a otra que será, en breve, mucho más dura aún.

Podemos dar más hilo al carretel y el nudo se irá haciendo cada vez más grande. Por eso, nadie pudo haberlo resumido y expresado mejor a ese partido como lo hizo Diego Luis Albanese. El grandioso ex jugador de Los Pumas y ahora brillante comentarista de televisión, escribió post partido, en su cuenta de twitter, lo siguiente: “Jóvenes Pumas: Espero hayan disfrutado la bienvenida que les dimos. Soy divertido pero no perdono. Saludos” Firma: EL RUGBY DE TEST MATCH”

Paradójicamente, la ventana de junio terminó con una bienvenida dolorosa. Una enseñanza para los tiempos que vienen, en los que hay que subirse al tren, porque pasa sólo una vez.

Eugenio Astesiano

Pensacola es “Currahee”, ¿Los Pumas serán “Band of Brothers”?

Se van Los Pumas para Pensacola el domingo. Pensacola… es la palabrita graciosa que desde el 2007 es sinónimo – eufemismo de cábala, mística- que además servir para formar “grupo” sirve, obviamente, para poner a punto físicamente a quiénes por allí transitan.

El Athlete´s Performance (nombre correcto del lugar físico al que irán Los Pumas a hacer ídem) es un centro de preparación atlética de altísimo rendimiento. Pertenece a la empresa Adidas o al menos, esta íntimamente relacionado con dicha firma.

Joe Gomes, el PF que colaboró con Los Pumas hasta hace no tanto, conoció al equipo argentino en una de sus estadías allí.

Para los que vieron la miniserie “Band of Brothers” (si no lo hicieron, la recomiendo mucho), podrán asociar inmediatamente este lugar al famoso “Currahee”, el lugar donde la “Easy Company” entrenó por días antes de viajar a Normandía para prepararse antes del desembarco del 5-6-44. El día D.

“Band Of Brothers” en inglés, es “Banda de Hermanos” en castellano.

Y vaya si van a necesitar Los Pumas estar hermanados -en serio- antes del Día D.

Agenden: 18-8-2012. Ese es el día. Y no será “Omaha”, pero se le va a parecer bastante.

 

HABLEMOS DE RUGBY RADIO: Hoy, emoción, sabiduría y mucho debate. Le sacamos una radiografía a Junio.

HABLEMOS DE RUGBY 27-6-2012

Esta vez, pusimos el link arriba.

Poco para agregar. Si no lo escuchás, te vas a perder la sabiduría de Sebastián “Cheba” Perasso (vino al piso y se quedó todo el programa, al Dr. Guillermo Botto, médico de Los Pumas y a Bernardo Urdaneta, entrenador de Los Pumitas M20, que te emociona y te pone la piel de gallina, aunque seas de Boca.

Dale, no pierdas más tiempo. Escuchá.

Saludos grandes, abrazos enormes y los esperamos el miércoles que viene a las 17:30 en http://www.radiolk.com.ar

 

Sopapo

Son de esos sopapos que da la vida de vez en cuando, para demostrarte que no todo es color de rosa, ni que las mieles del éxito duran mucho tiempo.

Lo cierto es que Los Pumas tuvieron una tarde para el olvido. Una tarde de esas que se van a recordar por mucho tiempo… un golpe duro, muy arduo de asimilar.

Hay cientos de detalles que pueden morigerar el rendimiento de Los Pumas de hoy. Y todos son atendibles. Pero, cuando las diferencias son tan notables dentro de la cancha, esos detalles toman relevancia porque pasan a ser centrales en el desarrollo de un partido como éste. Y en los partidos por venir, ni que hablar…

La pérdida de la pelota en el contacto, los ataque espamódicos y desordenados, la floja defensa colectiva e individual, la falla en los tackles, un scrum deficiente como pocas veces se ha visto, una obtención de bajísima calidad, la cantidad de penales en contra…
Todos aspectos que, dados en conjunto y al mismo tiempo, resultan letales para cualquier equipo en cualquier nivel, se dieron en el mismo eje de tiempo-lugar para Los Pumas, que nunca entraron en el foco del partido. Eso fueron los argentinos: un equipo desenfocado.

Mejor dicho… quisieron entrar en el ritmo vertiginoso y potente que impuso Francia desde el primer momento y claro, salieron escaldados. Estaba claro de movida que en un escenario de “golpe por golpe” y de intentar darle al ataque mucho “volumen de juego”, vértigo –escenario pretendido por el Staff Puma- no era la receta adecuada. Sin embargo, esta táctica inadecuada –inadecuada hoy… en un futuro, puede ser posible- no tuvo dentro de la cancha una respuesta mental que supiese que no era momento para aplicarla. Se vivió y se murió con las botas puestas. Eso, que siempre se destaca como bueno, hoy no lo fue.

Preguntamos: Dónde estaban los apoyos en los arranques extraordinarios de Julio Farías y de Benjamín Urdapilleta? Quiénes eran los que tenían que estar ahí? Y cómo terminaron esos ataques profundos? Con los jugadores aislados, y con penal en contra ya dentro de las veintidós francesas y con buenos frente de ataque para aprovechar…

Después de esos ataques desperdiciados, y tras la salida de Farías lesionado (golpe en el acromio), el equipo se apagó de repente y ese pequeño oasis de diez minutos en el promedio de la primera etapa fue lo mejor del equipo en el partido. Y desde ahí, no sólo Francia sacó a relucir todo su poderío, sino que además, impuso condiciones en el juego, obligando Los Pumas a defender en retroceso, con fallas en la reorganización defensiva, que empezó a tener grietas que se fueron profundizando conforme pasaban los minutos.

Y así dadas las cosas y con el partido planteado muy claramente hacia un solo equipo, el final del primer tiempo fue, como era de preveer, a todo trapo para Francia como también lo fueron los primeros veinte minutos del segundo, en los que se vio lo mejor de los galos y también, lo peor de Los Pumas. Un equipo al que le salió todo, contra otro al que no le salió nada. Estas diferencias –demasiadas- entre dos seleccionados se vieron reflejadas con justicia en el abultado marcador final, que pudo ser más amplio también.

Autocrítica. Esa es la palabra clave. Si la hay dentro del seno del plantel y el staff, será una buena señal. Este sopapo puede ayudar a salvar una situación delicada en el futuro inminente.

EA

La Nueva Zelanda de América

Tucumán no es sólo una provincia más de la Argentina en la que se respira y se vive el rugby como en ningún otro sitio del continente…. Es EL lugar en el que el rugby tiene una trascendencia tan grande que es muy palpable por todos lados. Y hay algunas cosas, pequeños gestos, que lo marcan claramente.

Los chicos van a la escuela con su camiseta de rugby. No me lo están contando: lo ví yo. Tal vez haya sido fruto de la casualidad, que justo están Los Pumas en esta ciudad para jugar su tercer test match de la serie de Junio y el segundo ante Francia… todo puede ser posible. Lo cierto es yo lo ví.

Un grupo de chicos salía de un colegio (colegio estatal, aclaro por las dudas que genere algunas suspicacias) y salían pasándose una pelota de rugby. Algo que no es normal, que no es habitual en la Argentina, acá es normal.

Un chiquito de dos años y meses, nieto de una señora a quién conozco, juega con una pelota redonda de goma, pero le dicen “Rugby'”? y sale como loco al grito de “Ubi!!!… Tata Ubi!!!” (traducción: pelota de rugby)… y hace lo que hacen otros, pero no patea. Corre.

Estuve antes en Tucumán dos veces: en 1986 y en 1997. Ahora, después de 15 años, al regresar, veo una ciudad mucho más linda, grande, pujante… y mucho más rugbística. Mucho más que cualquier otra.

Pero no es la ciudad, sino la provincia.

Tucumán es la Nueva Zelanda de América. Al que lo ponga en tela de juicio, lo invito a que venga y lo vea con sus propios ojos.

Eugenio Astesiano

Hablemos de Rugby en la radio: A qué juegan Los Pumas? Sirve ganar o sirve jugar bien? Y Graham Henry? De la Vega, Perasso, Farías, Montero…

Hablemos de Rugby se preguntó y preguntó: A qué juegan Los Pumas? Sirve ganar o sirve jugar bien?

Contestaron Tomás De la Vega, Sebastián Perasso, Julio Farías, la “pantera” Montero, Benja Macome….

Y hablamos con el prócer-colega Tomás Gray, referente del periodismo de rugby en el NOA y específicamente, en Tucumán, para saber la previa del entorno al test match del sábado venidero entre LosPumas y Francia

Y para saber qué opinaron los protagonistas, si no lo escuchaste hoy en vivo desde las 17:30 en http://www.radiolk.com.ar como cada miércoles, lo podés escuchar acá, ahora.

.Hablemos de rugby 20-6-2012

Francia sabe que la historia mete la nariz en el rugby. Dien Bien Phu.

Dien Bien Phu.

No sé cómo me acordé de ésto. Me estaba bañando y de repente, de aquellas horas y horas de mi adolescencia leyendo sobre batallas épicas, de repente la cabeza me hizo un click.

En 1953, los franceses estaban ocupando Vietnam como fuerza colonial. Una fuerza expedicionaria compuesta por soldados regulares y otros dela Legión Extranjeramantenía combates contra el Vietminh, el ejército irregular vietnamita, predecesor del VietCong.

Los franceses, con una fuerza bastante superior, sabían que el VietMinh sería incapaz de derrotarlos en un lucha convencional, entonces, buscaron una ciudad estratégica para convertirla en bastión para el asalto final y dominar así a la entonces capital, Hanoi.

La ciudad en cuestión era, justamente, Dien Bien Phu.

Sin embargo, los franceses subestimaron a los vietnamitas. Si bien conquistaron la ciudad, dominándola con autoridad en relativamente poco tiempo, se desentendieron de los alrededores de la ciudad, rodeada por colinas montañosas, que podrían servir de plataforma para una eventual recuperación no sólo del VietMinh, sino de la ciudad.

Y así fue.

Merced a la escasa estimación de fuerzas, un ejército regular, bien armado y pertrechado, con enorme experiencia en el combate convencional, fue dominado, sobrepasado y vencido por una fuerza irregular, mal armada, pero convencida en su objetivo.

Con esta derrota en la batalla de Dien Bien Phu, los franceses perdieron además de la batalla misma, todo su dominio en Indochina, Vietnam se separó en Vietnam del Sur y del Norte y el VietMinh se convirtió así en el ejército regular de éste último país.

El VietMinh dio paso a la formación del VietCong, guerrilla que fue la que tuvo que luchar y que finalizó venciendo tras ocho añosde infame guerraa las fuerza armadas de los Estados Unidos en la archifamosa yaGuerra deVietnam.

Sonará extraña, acaso medio tirada de los pelos ésta comparación, ésta analogía, entre el hecho de Dien Bien Phu y lo que pasó con Los Pumas  – Francia el sábado pasado en Córdoba. Y en el futuro inminente.

O tal vez no… se los dejo para que lo analicen.

Eugenio Astesiano

Tati Phelan y el momento de aceitar el engranaje

Juegan este sábado Los Pumas ante Francia. Este partido – y también el del próximo sábado 23- ante el subcampeón del mundo van a servir, sin dudas, para tener una idea de cuál es el estado del desarrollo de los nuevos jugadores que fueron seleccionados para esta ventana internacional, como así también de cuál es el nivel de comprensión de los postulados sobre cómo jugar –o cómo empezar a hacerlo- que sugirió Graham Henry al Staff nacional durante sus dos primeras semanas de trabajo (dosde siete a lo largo de todo este 2012).

No es complicado ni imposible de ejecutar lo que pregona y sugiere Henry. Juego simple, volver a las bases, buscar la continuidad del juego en el contacto, más intervención de los delanteros en las fases de ataque profundo, manejo de la pelota por todos, aprovechamiento de las oportunidades para notar y por supuesto, anotar más tries. Eso fue, en cuentagotas, lo que se percibió en la victoria por 37 a22 ante Italia el sábado pasado.

Pequeños esbozos de algo que parece posible, pero a lo que le falta mucho trabajo y por supuesto, con otros nombres, en lo que será el desafío del Rugby Championship.

Francia representa entonces, un escollo de muy alta exigencia –mucho más que la rudimentaria aunque dura Italia- para un grupo de jugadores y entrenadores que tiene poco tiempo para aprender lo nuevo, para desarrollar todo el caudal de juego que necesariamente va a hacer falta para afrontar lo que viene.

Este equipo francés trajo a la Argentina una mezcla de experiencia, juventud y nuevos bríos. Es un equipo que va a tener mucho de potencia en los delanteros, y también en los backs. No es seguro que veremos a una Francia de juego desplegado, bonito y cautivante, sí, que tal vez veremos a un equipo más decidido –a través de una férrea columna vertebral con Szarzewski, Papé, Picamoles, Parra, Trinh-Duc y Fofana – a ser contundente y vertical ante unos Pumas que, en virtud de la escasez de tiempo de trabajo de cara al futuro inminente, deberán aprovechar estos dos partidos como agua en el desierto, para seguir ajustando los engranajes de cara a lo que se viene.  

EA

Hablemos de Rugby, de Jorge Búsico, de Sebastián Poet y del Huevo Hourcade

El programa de hoy fue de aquellos y estamos muy felices.

Queríamos y soñabamos con que fuera así. Y salió tal cual…

Si no lo escuchaste y lo querés hacer, dale click allá abajo. Ojo, dura una hora y media… pero se la recontrabanca. Pasa rapidísimo. Si hasta Martín Quetglas, desde Córdoba, estaba apurado…

Los esperamos el miércoles que viene a las 18 por http://www.radiolk.com.ar

Va a ser feriado y nos pusimos la vara muy alta. Peeeeero, ya tenemos invitado confirmado. Quieren saber quién es? Ansiosos? Lógico, porque el que esPerasso, desespera, así que, no nos fallen….

Abrazos para todos. HABLEMOS DE RUGBY 13-6-2012

Kickoff a la transición

Los Pumas iniciaron su calendario con una victoria ante Italia por 37 a 22 en un Estadio Bicentenario de San Juan que pese a ser uno de los más avanzados a nivel tecnologías, dejó mucho que desear en las tribunas.

En la antesala del encuentro se habían generado algunas expectativas por la amena situación que atraviesa el rugby albiceleste, sea con el gran número de jugadores incorporados a una lista simbólica, pero lista al fin, de potenciales Pumas. Ciertas ilusiones provienen de la labor de los Pampas XV en Sudáfrica, tierra donde en la conteporaneidad los Pumitas están dando que hablar luego de vencer a Francia y Australia.

En el inicio del primer partido de Los Pumas en su 2012 extenso e intenso, hay que destacar que los dos tiempos tuvieron realidades diferentes. La primera mitad tensa, imprecisa, con penales muy burdos (Farías, una amarilla) y cierta desprolijidad en el juego desplegado. No se conocían en su totalidad, pero si sabían el plan de juego a implementar. Todo esto se dió en el complemento, ya que Italia se quedó sin recursos al ver como Argentina mejoraba en el trato de la guinda.

Hay algunas apreciaciones que merecen detallarse en los próximos párrafos. En primer lugar el line. Formación que siempre cuesta aceitar, tuvo como plataforma preferida la tercera, zona donde salen las mejores pelotas para que ataquen los backs lanzados y con amplio campo para programar su ataque.

Martín Landajo, en su rol de medioscrum, buscó durante todo el partido -hasta el cambio con Tomás Cubelli-darle velocidad a partir de los rucks, sabiendo que Ignacio Mieres siempre iba  a estar preparado para dar juego. Sin embargo, el apertura de Exeter Chiefs estuvo muy bien marcado por la defensa azzurra.
Dentro del pack, Tomás Leonardi y Rodrigo Roncero fueron de lo más sobresaliente. El primero con un alto porcentaje de tackles efectivos (falló sólo uno) y se mostró activo durante todo el encuentro. Roncero, con mañas y sabiendo que ya quedan menos cartuchos, fue junto a Felipe Contepomi los líderes de un equipo jóven y en formación. Su try a toda máquina sintetizó la fuerza y ganas que el Rorro sigue teniendo. Su punto más bajo quizás fue el scrum, plataforma donde Los Pumas no sometieron al rival, pero es innegable y destacable el elevado número de tackles, similar a un tercera línea.

Felipe Contepomi. Le queda un año de contrato en Paris y estableció que si Phelan lo necesita, el va a estar. Superó a Hugo Porta en el ranking de goleadores de la Unión Argentina de Rugby con 610 tantos en su haber y si bien en lo defensivo tackleó muy arriba, hizo lo que mejor sabe hacer: trabar pelotas en la zona de contacto, generar espacios dentro de la defensa y estar muy certero con el pie.

Quizás los primeros cuarenta minutos de juego hayan quedado en la memoria como un partido muy desprolijo, pero otra lectura del mismo puede ser que en la intencionalidad, Los Pumas se equivocaron como buen equipo en formación, para en el complemento aceitar sus acciones. Fue la primera victoria del año, ante un rival siempre “pesado” como lo es Italia. La próxima semana jugarán ante Francia, el subcampeón del mundo que llega a nuestro país con varios debutantes. En frío y con frío, Los Pumas demostraron que están realizando el nuevo libreto, escrito por Phelan, con Graham Henry como ayudante.

Fue el inicio del cambio. Cambiar es avanzar.

JC