#ERC2014/15 Hay vida más allá del resultado… Incluso, hay explicaciones

La 1ª fecha de la European Rugby Champions Cup nos ha dejado, antes de nada, resultados y, posteriormente, algunas conclusiones sobre causas y efectos que enseguida pasaremos a desgranar.

Ganaron:
Saracens, Munster, Leinster, Harlequins, Toulon, Leicester Tigers, Glasgow Warriors, Stade Toulousain, Ospreys y Racing Metro.
La palma se la llevaron Saracens, Glasgow Warriors y Ospreys, que sumaron un valiosísimo punto bonus que puede ser decisivo para el desenlace del Torneo.

Perdieron:
Clermont, Sale Sharks, Wasps, Castres, Llanelli Scarlets, Ulster, Bath, Montpellier, Benetton Treviso y Northampton Saints.
El dolor es menor para Clermont, Sale Sharks, Wasps, Ulster y Montpellier ya que consiguieron sumar el bonus de la derrota por diferencia honrosa.

Una vez aclarado el tema de los resultados, con el que algunos ya se dan por satisfechos, pasamos a desgranar algunas sensaciones que nos han dejado estos enfrentamientos.
Saracens y Toulon ganan la mayoría de sus partidos porque si, porque los tienen que ganar, por dinámica y también porque sus plantillas son más completas que las de sus rivales. Del juego no hemos dicho nada porque no forma parte de las causas que les llevan al triunfo.
Leinster y Munster demuestran que el dominio del trabajo de la delantera sirve para imponerse a equipos de juego más alegre y menos pesado. Son las ventajas de llevar muchos años con un mismo modelo y explotarlo mejor que nadie.
Harlequins, Stade Toulousain y Racing Metro intentan demostrar que en el equilibrio está la virtud: backs picantes y delanteros con mucho oficio para crear un bloque que puede que no destaque por casi nada pero que tampoco presenta demasiadas fisuras.
El juego alegre y vistoso de Glasgow Warriors y Ospreys ha obtenido una merecida recompensa ante rivales que se ajustaban mucho a su tipo de juego, habrá que verlos ante rivales menos propicios. Ahí estará su medida.
Las sensaciones entre los derrotados también son variadas:
Clermont y Montpellier pierden partidos por no lanzarse a jugar e intentar someter a sus rivales cuando tienen las armas necesarias para ello.
Sale Sharks, Wasps, Ulster y Llanelli Scarlets alegran al espectador con su juego de ataque dinámico y expansivo ante rivales superiores y con unos planteamientos menos lustrosos, que llevan al observador neutral a simpatizar más con el vencido que con el vencedor.
Malas sensaciones para Northampton Saints y Bath. A los equipos ingleses se les atraganta salir a jugar fuera de sus fronteras, les cuesta adaptarse a la diferencia de ritmo de juego que lejos de su competición doméstica. Estas dudas se pueden pagar muy caras en una competición con rivales de tan alto nivel y con tan poco margen de maniobra.
Como pueden ver, hay vida más allá del resultado… Incluso hay explicaciones.

Por Javier Señaris

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s