Ni única, ni irrepetible

Hoy, viernes 28 de junio a las 20h., Jaguares va a jugar su primera semifinal de Super Rugby. ¿Es una posibilidad histórica? Si. ¿Es única e irrepetible? Por supuesto que no. Hay muchos más Super Rugby por jugar.

Algunos puntos a tener en cuenta para el partido que tendrá en cancha, 30.000 espectadores.

Para Jaguares, en defensa:

  • Neutralizar a Leali’ifano. Dejarlo sin tiempo. Que sienta la presión, que tenga que decidir lo más atrás posible y no pueda lanzar cómodo. ASí, será más fácil también ocuparse de sus posibles patadas cruzadas a Speight.
  • El tackle a Kuridrani. Sin sus quiebres y sin sus offloads, Brumbies tiene que trabajar más fases, lo que implica mayor desgaste. Y negarle la posibilidad de pesca y de trabajo libre a McCaffrey en el breakdown
  • Impedir el progreso del maul tras el line. Complicar a Carter y Arnold en el salto, gran prueba para Petti y Ortega Desio.
  • Los primeras líneas y segundas líneas de Brumbies, son Wallabies. Sio, Fainga’a y Alaalatoa (Slipper desde afuera) más Carter y Arnold es materia prima de primer nivel. Conocen estas instancias, saben lidiar con ellas y van a buscar con el dominio de las situaciones de contacto, con la limpieza del ruck y con las formaciones fijas, para ser ellos los que impongan el ritmo del partido. Mucho se va a decidir acá.
  • Dura batalla en el centro de la cancha para de la Fuente y Orlando. Ambos son defensores avezados y ya lo han experimentado sus rivales, y en forma. El desafío será hoy, además, potenciarlo. Lo mismo con el duelo aparte entre Speight y Moroni.

Para Jaguares, en ataque:

  • Brumbies es paciente y muy fuerte en su primera línea de defensa. No es fácil vulnerar al equipo de Canberra. Pero hacerlos defender muchas fases puede ser útil en tanto y en cuanto sean fases rápidas. Jaguares tiene un alto porcentaje de tries apoyados luego de la cuarta fase.
  • Para ello, intentar agrupar o involucrar gente pesada en espacios chicos es fundamental, luego moverlos y comprometerlos a que eventualmente tengan que desplazarse mucho, por un lado. Por otro, que sus tres de atrás no sean suficientes y que para eso, tengan que tener un ojo atento a dejar más gente para cubrir posibles kicks a las espaldas de los wings… mucha lectura y trabajo para Cubelli y Díaz Bonilla para administrar la pelota.
  • La lluvia: invitada de honor en el día de hoy.
  • El scrum propio: rápido, afuera. Rápido en serio. No dejar que haya segundo empuje de Brumbies.
  • Tomar todas las chances de puntos posibles. Como suele suceder en estas instancias, puede ser un partido que se decida por poco margen.
  • No ceder a la presión negativa. La responsabilidad la tiene Brumbies, que es el equipo que conoce estas lides. Jaguares hizo todo bien para llegar a esta instancia. La receta debería ser la misma: mantener la calma y no desesperar. La paciencia dio réditos y la confianza también. Lo hecho, hecho está hasta acá y nadie les va a quitar el mérito.

 

El VII de Caballería

Por Eugenio Astesiano

Costó un Perú de Oro 24 kilates. Los jugadores tuvieron que bucear profundo para sacar esa moneda del galeón hundido y tuvieron que hacer mucha fuerza y desgaste para subirla a la superficie a mostrarle a todos que después de estar muy abajo, se puede subir.

En todo sentido y con todos los sentidos, Jaguares hizo del cuarto de final en Vélez un partido de tres actos. La Mise-en-scène fue finalmente perfecta. Separada por partes, mostró las muchas caras o variantes que puede tener.

Para el primer acto, que duró diez minutos desde al arranque del partido, Jaguares hizo casi todas las cosas bien, pero falló en un aspecto importante: anotó sólo una vez de las tres que pudo hacerlo. Y, en lugar de ponerse arriba con una ventaja importante, sólo quedó 5-0. En ese lapso, de cabezas y cuerpos frescos, de iniciativa tomada y pelota y territorio bajo control, Jaguares se quedó corto.

Inmediatamente, el segundo acto que fue extenso, intenso y dramático. Desde ese minuto diez del primer tiempo hasta el minuto diez del segundo, esos cuarenta minutos de juego le pertenecieron a Chiefs por obra y gracia de Brad Weber y Sam Cane. Entre los dos (uno en la conducción y el otro en la contención) revirtieron la tendencia. El partido se salió del eje argentino y pasó a jugarse de acuerdo a las reglas que impuso la visita. Jugar lejos del ingoal propio, administrar sus pelotas rápido y obligar así a Jaguares a atender asuntos relativos a no perderle el ojo a Lienert Brown y a los tres del fondo. Por ello, Jaguares tuvo que salir muy rápido en defensa y eventualmente, cometer penales. Eso los mantuvo por un lado, en su campo y por otro, abajo en el score. Ambas cosas sucedieron y se sucedieron en ese lapso. Weber manejó los hilos del partido, Debreczeni fue muy prolijo y el pack de Colin Cooper, sin ser una maquinaria letal, fue lo suficientemente efectivo para poner en aprietos a una defensa argentina defendió en retroceso y que tardó en reacomodarse. En ese lapso, Jaguares lució partido y desenfocado en ataque, fuera de sincronía.

Dos cuestiones… La primera, la frustración y ofuscación que le entra a Díaz Bonilla cuando algo le sale mal. Y cómo su accionar es totalmente diferente cuando juega más cómodo, suelto y tranquilo. Segunda cuestión: Sam Cane se ocupó de buscar sacar de quicio a Agustín Creevy y lo logró. El ex capitán y caudillo quedó enmarañado en la pelea con el capitán de Chiefs y eso complicó su juego.

Sin embargo, todos los partidos tienen momentos cruciales o significativos que a veces, se descubren al final. La salida de Debreczeni y el ingreso de Marty McKenzie en su lugar y el ingreso de Montoya y Pieretto le dieron aire al que iba abajo en el resultado y complicó al que iba ganando.

Así, se llegó al tercer y último acto. Acá, en este fragmento final del partido, cuando restaban treinta minutos, fue cuando el VII de Caballería asomó detrás de la colina y entonces, el héroe de la tarde noche (uno de los tantos junto con Matera, Petti, Kremer y de la Fuente, pero sin dudas, el más destacado en ese lapso) tomó el protagonismo y todas las luces del escenario apuntaron a él. Matías Moroni apareció en toda su dimensión con dos tackles positivos y luego, un try cerca de los palos. A partir de allí, el partido cambió y ya nada fue lo mismo.

Con esas acciones, el “Moroooooooni, Moroooooni” que bajó desde cada lugar del estadio lo puso en un lugar de privilegio que él mismo construyó. Claro que aún nadie sabía cómo iba a ser el final…

También, el manejo de Díaz Bonilla y Cubelli de los tiempos, la acelerada energizante y revitalizadora del pack cuando avanzó y de la defensa poderosa, intensa, fulminante, de tackles demoledores, cuando tocó. Esa fue la que hizo retroceder a Chiefs hasta hacer que sus esfuerzos fueran inútiles. No iban a pasar, simplemente porque no había por dónde hacerlo.

Y para el final… el héroe. La pesca de Moroni de esa pelota dentro de los 22m de Chiefs (no había necesidad de sufrir así, el pick & go de Jaguares a 15 segundos del final debió ser la última acción, no penal en contra) desató el festejo, cerró el partido y abrió los brazos al cielo del entrenador argentino.

Es bien sabido que el libro de la historia la escriben los que ganan. A esta le queda un capítulo más, seguro, el viernes que viene y tal vez, uno más. Los jugadores le están poniendo la tinta y el papel. Gonzalo Quesada, Andrés Bordoy, Manasa Fernández Miranda y todo el staff de Jaguares, la tapa.

Días para recordar

Por Eugenio Astesiano

¿Son viernes y sábado -hoy y mañana- días importantes para el rugby argentino? Si. Pero de la misma forma, ¿Vale afirmar que han sido días importantes y valiosos los vividos y atravesados desde 2016 hasta acá? También.

La memoria selectiva y la inmediatez irritan. Hay, antes de hoy, más de 1560 días de trabajo duros, buenos, malos, mejores, peores, útiles, inútiles, de avance, de retroceso, de aciertos gloriosos y de fallos estrepitosos. Hubo días de alegría y otros de profunda desazón. Olvidarlos es muy injusto, porque fueron la base y el sustento para estar acá, hoy.

El año que viene, exactamente dentro de un año, el 19 de junio de 2020, cincuenta y cinco años después de la victoria de los primeros Pumas en Ellis Park ante Junior Springboks, ¿que iremos a decir?

Para ese entonces, ya habrá culminado y será recuerdo una nueva edición de la Americas Rugby Championship. También habremos tenido la posibilidad de disfrutar y ver el desarrollo de la primera edición de la Super Liga Sudamericana con seis equipos profesionales con una ingente cantidad de argentinos en sus filas. Hecho que será destacable y reseñable y que encenderá alarmas en mucho temerosos de un socavón en el rugby de clubes. Si falta la palabra amateur, es adrede. Para otros, será la posibilidad de trabajar haciendo lo que más aman hacer, que es jugar al rugby. Una salida laboral en un deporte, cerca de casa y con proyección. Nada mal en estos tiempos.

Dentro de un año, Jaguares estará por culminar la etapa regular del Super Rugby con -ojalá y nuevamente- escenario de playoffs por delante, aunque será momento de impasse y descanso para algunos porque Los Pumas -que sumarán nuevos jugadores- estarán disputando la ventana de junio mientras una nueva camada de Los Pumitas hará lo propio. Ellos habrán buscado igualar la clasificación a semis por el 1er puesto del 2019, seguramente con algunos nuevos jugadores camada 2001 y 2002 del M18 que por supuesto, ya habrá finalizado su competencia continental y por qué no, un gira. El Seven masculino disfrutará de un pequeño descanso antes del arranque de la pretemporada y preparación -esperemos que así sea- para los JJOO de Tokio y ojalá que el femenino, también.

Para esta época estaremos analizando quiénes deberán ir a jugar su segunda Currie Cup con JaguaresXV en una nueva experiencia en el torneo más antiguo del mundo. Por cierto, Si llegaron hasta acá, entre el domingo y el martes se dará la lista de convocados que, todo parece indicar, tendrá un mix de jugadores de la URBA y varias uniones del país, de Pumitas, de Argentina XV y también de Jaguares.

Hoy, Jaguares enfrenta a Chiefs por Cuartos de Final del Super Rugby y mañana, Los Pumitas juegan por el bronce ante los Junior Springboks.

¿Diremos dentro de un año… “te acordás”?

Deberíamos acordarnos. Aunque hoy nos importe sólo el resultado, el resultado es lo que estamos viendo. Por ahí no somos del todo conscientes.

Hoy, hagamos ese ejercicio: recordemos enero del 2016.

Humildad y trabajo

Por Eugenio Astesiano

A La Gioconda, la pintura renacentista de Leonardo Da Vinci, nunca se le ha terminado de definir si ese gesto en la boca que la hizo y hace aún hoy única e irrepetible es una sonrisa discreta, una señal de preocupación, o si es la gestualidad propia antes de una mueca de alivio.

Los gestos de Gonzalo Quesada tienen sesgos parecidos. Por eso, la sonrisa a pleno del viernes pasado hay que registrarla fotográficamente, porque no abunda. No porque no la tenga, sino porque más bien, es una persona de gestos adustos, casi de Gioconda, que vive y piensa más en el próximo movimiento, la próxima jugada, en cómo cerrar un partido y en cómo planificar el próximo que en vivir el presente y darse el permiso de distenderse y disfrutar después de una campaña inédita e histórica en la corta vida de Jaguares en el Super Rugby.

Pero, oh sorpresa, Gonzalo rompió el protocolo. Su protocolo. Se permitió a sí mismo en la Conferencia de prensa post Sunwolves ese momento de disfrute y de distensión que, después de siete victorias en los últimos ocho partidos y de ellas, cinco seguidas, le dieron el derecho bien ganado de ser el segundo mejor equipo clasificado a playoffs, sólo con Crusaders por arriba.

Jaguares anduvo de menor a mayor y es como debe ser. Los equipos, en los torneos de largo aliento, es importante cómo terminan y no tanto cómo empiezan. A Chiefs, quien será su rival de playoffs, le pasó algo similar. Y como le pasó a Quesada allá por la semana 6, Colin Cooper -Head Coach de la franquicia de Waikato- también estuvo muy cuestionado tras perder con Sunwolves en Hamilton. Si, con Sunwolves. La paciencia de ambos y la confianza en y de los suyos los llevó a ambos a cuartos del final.

Y más allá del resultado del partido del próximo viernes, la temporada de Jaguares va a ser para apreciarla en su justa dimensión un poco más adelante. Los debutantes no fueron sólo los jugadores que por primera vez se calzaron esta camiseta. Los entrenadores también fueron debutantes absolutos en el rugby profesional del hemisferio sur. Tal vez haya pasado desapercibido o no haya sido tan evidente por el perfil bajo que ostentan, pero el aporte diario de Andrés Bordoy y de Juan de la Cruz Fernández Miranda fue clave, vital y también, infravalorado y poco destacado por la prensa especializada. Pero ellos dos, con sus pecheras de water boys, vivieron cada partido al lado del terreno de juego y junto con los ojos de Gonzalo Quesada desde arriba, fueron los que comandaron y lideraron al equipo desde afuera.

Desde adentro, el equipo tuvo doble, triple y hasta cuádruple liderazgo. Y hay que decir -por si quedan dudas- que comando y liderazgo no son la misma cosa. Son complementarios. Los jugadores escucharon la voz de su capitán Jerónimo de la Fuente, pero también vieron su liderazgo hecho a base de constancia, compromiso, trabajo y humildad. Y junto a él, la de Juan Manuel Leguizamón, Agustín Creevy, Pablo Matera, Matías Orlando, Guido Petti, Julián Montoya y Tomás Cubelli. Ellos fueron líderes naturales, que asumieron roles marcados en el plantel. Voces con liderazgo, ascendente y ejemplos para el resto, por y en diferentes circunstancias.

Cada entrenamiento o al menos cada entrenamiento abierto para los medios, dejó sensaciones de grupo comprometido y convencido, unido, solidario, con las cosas claras y listo para hacer lo que mandaba cada momento. Eso fue una constante, tanto como que en la cancha se vio que el equipo hizo lo que entrenó. No hubo desbandes, salidas de libreto o libre albedrío en momentos de zozobra. Lo que no salió, se volvió a entrenar y a reforzar hasta que salió.

Los números son claros. Están en las estadísticas y quien quiera profundizar, las tiene a mano en la web de Sanzaar.

El del viernes es otra historia. No es un partido sencillo ni muchísimo menos. Es, fuera de la regularidad y potencia de Crusaders y de la clase y calidad de Hurricanes, el rival más complejo para enfrentar por el juego que es capaz de desplegar aún sin dominar. Tiene jugadores capaces de generar quiebres y a un conductor -Brad Weber- que si no es el mejor medioscrum de la temporada, le anda muy cerca.

El punto flaco, el talón de aquiles, está en el 10. Marty McKenzie primero y Jack Debreczeni después no lograron estar a la altura de Weber. Sí lo estuvo un jugador que es escasamente nombrado, pero es vital, fundamental en la estructura del equipo y lo será también en los All Blacks: Anton Lienert Brown. El pack tiene potencia, peso, altura, juego y muchos All Blacks. Sam Cane y Brodie Retallick como los obvios, pero están Nathan Harris y Atu Moli, está el canadiense Tyler Ardron -que esta temporada la rompió- y Lachlan Boshier, que hizo lo propio.

De todas formas, cualquier sea el resultado para Jaguares y para Chiefs, el que pierda podrá salir con la cabeza en alto, porque lo que han conseguido hacer esta temporada ya es para tomar nota, atesorar y ayudará en el futuro a otros, como ejemplo: Con humildad y trabajo, también se puede.

 

 

Pantalones largos

Por Eugenio Astesiano

Resulta un tanto extraño que, para una categoría en la que se supone hay que disfrutar de un rugby que los ve adolescentes por última vez, con esa frescura y desparpajo para jugar -que es lo que los lleva a ser destacados- haya que felicitarlos simplemente, por ganar.

Si ese fuese sólo el punto, pues, estaría mal.

Lo que siempre ocurre en los contextos de victorias y derrotas -al menos en este caso- pasa por el cómo y no tanto por el qué.

Los Pumitas ganaron con la autoridad que se suponía este equipo traía impresa pero que había resultado esquiva. Y por eso, dieron un indudable paso adelante luego de dos presentaciones plagadas de nervios, dudas, errores no forzados, penales evitables, alto porcentaje de tackles errados y otras situaciones que, claramente, no se identificaban con ellos. Es que estos chicos no juegan así y no estaban representándose a sí mismos con los partidos ante Gales y Fiji. Y habiendo jugado con más poder ante Gales que ante Fiji. Por eso, ante Francia, el equipo regresó a su eje, del que se había corrido.

Los Pumitas volvieron a ser ese equipo con aplomo, concentración y una encomiable actitud para defender con ahínco todas las ocasiones y situaciones en las que tuvo que hacerlo ante Francia, actual defensor del título y hay que decirlo, un gran equipo que pecó un poco de soberbia al no poner a su mejor alineación de entrada.

Los chicos argentinos demostraron que el “cómo” en la construcción de la victoria tuvo mucho que ver con el “cómo” se generó juego e impacto en la distribución y utilización de la pelota.

Hubo más protagonismo de los que se suponía tenían que ser más protagonistas y hasta ahora no lo habían sido, o no tanto: Mateo Carreras, Bautista Pedemonte, Manuel Bernstein, Juan Cruz Pérez Rachel, Joaquín de la Vega Mendía, entre otros que levantaron la mano y dijeron “acá estamos”.

Pero si hubo un jugador diferencial, fue el capitán. La actuación rugbística de Juan Pablo “Tito” Castro fue magistral. Pero fue la cabeza fría, la capacidad de liderazgo, de conseguir devolverle a Los Pumitas parte de la calma perdida en la vorágine en la que Francia los sumió (pasajes en los que el conjunto galo tomó la iniciativa) fue, en ese lapso y desde entonces, la figura de Castro la que asomó en toda su dimensión.

Todos los tries de Los Pumitas tuvieron algo diferencial, único. La corrida -ya patrimonio universal- de Gallo. El de Gonchi García después de una jugada genial, el de González después de otra jugada fabulosa, el de Dimcheff con ese maul dominante, el del propio Tito Castro en un slalom solitario…

Los Pumitas dejaron hoy la adolescencia. El partido ante Francia, a modo de sastre, les proveyó los pantalones largos que estaban reclamando y por derecho propio.

Ahora es entonces cuando arranca todo. De cero. Una vez más.

Rock and roll, baby

Por Eugenio Astesiano

Gonzalo Quesada consiguió para Jaguares lo que todos antes soñaron conseguir, pero por diferentes circunstancias, no pudieron. Lo señaló él mismo en la Conferencia de Prensa post partido.

La cara del Head Coach de Jaguares mezcla satisfacción, alegría, cansancio, jet lag y planificación. Y rebosa confianza porque sabe que cada paso que se ha dado ha sido mérito de su staff, de los jugadores y también propio. Todos los pasos han sido firmes. Hizo algo que los entrenadores de hoy día no hacen, que es mantener su palabra. Dijo que iba a rotar en los últimos ocho partidos y que la rotación se iba a mantener sin importar el resultado. Tal es la confianza que rebosan todos que, en un equipo que de los últimos siete partidos ganó seis, lo normal sería “equipo que gana no se toca” y no sólo tocó, sino que además fue puesto en tela de juicio por eso.

Conviene aclarar y traer a la memoria que hubo dedos alzados, quejas apresuradas y obviamente apareció el murmullo nada descuidado, que ponía en duda su capacidad. Acá, en Argentina y también afuera, Jaguares ya estaba condenado. Hasta Midi Olympique señalaba ofertas del Racing 92. La temporada del Super Rugby, allá por la semana 7, cuando el equipo llevaba dos victorias y cuatro derrotas, parecía estar perdida.

Ni Quesada, ni Bordoy ni Manasa Fernández Miranda se dejaron amilanar por las críticas. El equipo siguió entrenando en paz, en calama, sin fisuras y convencido del norte a seguir. Y también para destacar es que es semana a semana, el equipo empezó a arreglar esas molestas falencias puntuales del inicio. Los penales evitables, los errores no forzados, el scrum, el porcentaje de tackles completados, la confianza para cerrar cada encuentro… de a poco, todos los instrumentos empezaron a sonar más afinados, en tempo y con todos los músicos -los nuevos y los que ya estaban- leyendo la partitura (simple, sencilla, sin pomposidad barroca) e interpretándola con claridad.

Desde entonces y aún con la derrota ante Highlanders en Dunedin, el equipo juega a su manera y al que le toca, le toca y no importa ni siquiera dónde le toca hacerlo. La música suena. No es siempre la misma. A veces es Heavy Metal (como ayer ante Sharks). Otras veces es Blues (como ante Bulls en Pretoria), otras veces es Punk (ante Hurricanes en Wellington) o Grunge (en Australia). Y en todas sus versiones suena muy bien.

Dijimos Heavy Metal y ayer Jaguares fue Metallica. El equipo fue claro y concreto. Poderoso, lírico y a la vez, ajustado a lo que pedían de afuera. Un pack abrasivo, tackleador como pocos y dominador en el contacto como nunca antes ante un similar de Sharks que necesitaba ganar con bonus para asegurarse los playoffs. Impresionante lo de los ocho delanteros argentinos que dieron una cátedra de dominio y concentración. Lo de Leguizamón, para poner en un cuadrito.

Cubelli, nuevamente en un nivel excelso, dominador de los acontecimientos y Díaz Bonilla, jugando tan enfrente de la marca que le hizo un nudo a Robert Du Preez, padre e hijo.

Y la tarde de Boffelli. La tarde que necesitaba el fullback para cambiar el gesto adusto que lo acompañó hasta ayer y que transformó en mueca de alegría sin llegar a ser sonrisa. Pero enhorabuena para el talentoso back que coronó una faena sensacional y no sólo por los tries, por las asistencias y por el cambio de posición cuando salió de la Fuente, que pasó a ocupar el lugar de Orlando como 13 y el tucumano, el de 12 y capitán.

No hubo faceta de juego ayer (sólo los envíos a los palos, donde las fallas fueron evidentes) en la que Jaguares haya mostrado errores.

Queda Sunwolves el viernes. Quedan los playoffs como locales (también un viernes, casi seguro). Queda bastante aún y queda poco al mismo tiempo.

Que la banda siga tocando entonces. Y que siga sonando así.

Primer paso dado y ahora, de a uno por vez

Por Eugenio Astesiano

Jaguares clasificó a playoffs dos fechas antes del final de la temporada regular. Punto. Eso debería ser motivo de enorme alegría, y lo es. Además, ya cosechó -faltan jugar ante Sharks y Sunwolves- más puntos que en las ediciones anteriores en la competición y por supuesto, más puntos que el año pasado, que fue cuando más había tenido.

Jaguares -Gonzalo Quesada y su Staff- creyeron en sus jugadores y dispusieron una cantidad poco acostumbrada de modificaciones partido tras partido en esta gira. Y no… no era novedad, porque dijo que lo haría en la última conferencia de prensa en Vélez antes de partir a Oceanía, un mes atrás. Lo que pasa es muchas veces, en lugar de escuchar al entrenador, los que preguntan tienen oído selectivo y así divulgan después…

¿Playoffs concretados? Correcto. ¿Gran gira? Si. ¿Funcionó la estrategia? Por supuesto. ¿Se cerró con un buen partido ante Reds? La respuesta es no.

Así y todo, con dudas y fallas en la conducción, con un equipo que entró en la propuesta enmarañada de Reds y que se complicó solo en la salida de campo rival, que devolvió la pelota con patadas poco certeras, que cayó en la trampa táctica de los de Queensland para complicarle el traslado y manejo a Ezcurra y Díaz Bonilla (se lo vio frustrado consigo mismo cada vez que el destino de la pelota no era el buscado) y, con esa espada de Damocles más la mucha presión del rival, con ese desorden importante, con esa falta de claridad, así y todo, se ganó con bonus. Lo que no tuvo en el juego, Jaguares lo tuvo en la calma y madurez para imponerse en un partido que no las traía todas consigo.

Atención: mucho se lo deben a Santiago Carreras que hizo dos jugadas individuales que fueron las llaves de apertura y cierre del partido. Dos tomas de decisiones y ejecuciones impecables para un jugador que el año pasado, a estas alturas del año, lucía la 15 con Los Pumitas en el Mundial de la categoría, en Francia.

Si algo había claro era que Reds no iba a ser un paseo por la rambla de Brisbane. Iba a ser un hueso duro de roer en el Suncorp porque sus últimos partidos, si bien los perdió, todos fueron por un margen bastante corto en un equipo que es joven, un tanto inexperto, que tiene por ende mucho futuro y que usa sus recursos limitados y los usa bien o de la mejor manera que puede. Siempre complica. Así, genera partidos muy ásperos. Ante Jaguares, Kerevi, Higginbotham, Tupou, Hegarty, Scott- Young y MacDermott, se las arreglaron con creces para complicar a más no poder a Jaguares que tuvo que recurrir a los pesos pesados de manera temprana en el segundo tiempo. Esa fue otra de las grandes decisiones y aciertos tácticos de Quesada.

Cuando ingresaron -temprano- Kremer, Matera, de la Fuente, Vivas, Montoya y Pieretto el equipo tuvo un renacer a pura potencia y esa marcha adicional fue vital para sentar posiciones. Nuevamente, un gran partido de Creevy desde el juego y el liderazgo y de Julián Montoya después. Parecen ser el complemento perfecto uno del otro y está claro que ambos entienden a la perfección sus roles.

Hay mucho en la columna del haber y casi nada en la del debe para Jaguares tras esta gira, que era bastante más complicada que la del año pasado. Ahora Sharks no es el partido a matar o morir. Es un partido más y Quesada tiene que analizar qué conviene: ponerle todo a los de Du Preez y rotar ante Sunwolves, o al revés.

Cuestión de esperar nomás. El primer paso ya se dio. Ahora es de a uno por vez.

Foto crédito: Jaguares/ Stephen Tremain