Flipper

Primero lo primero: el programa del miércoles, por un problema en el server de la radio, no está grabado. les pedimos disculpas a todos los que querían escucharlo, pero nos supera a nosotros también, que somos los primeros interesados en escucharlo para hacer la autocrítica necesaria. Mil perdones.

Ahora sí…

Si el rugby argentino (el de selecciones) fue siempre una hoguera de vanidades, un festival de internas, de mezquindades de todas partes y por todos lados, desde los ’70 en adelante, no veo por qué debamos sorprendernos ahora que los millones -esquivos antes- empiezan a circular con familiaridad.

Les creo a todos, y no le creo a nadie. Así de simple, así de sencillo. Esto es como un flipper: la pelotita va a empezar a rebotar por todos lados y terminará yéndose por el medio, saldrá otra y seguirá el juego, hasta que salga extra ball, bonus o game over. Y ahí cambairá de manos el flipper y vuelta a empezar.

Así hemos estado siempre. Dormidos, ciegos a veces voluntaria o involuntariamente… pero siempre ha sido así. Con millones o sin millones de por medio.

PD: No me gusta que los Medios sponsoreen Instituciones. Hay conflicto de intereses.

Eugenio Astesiano