Un equipo de jugadores en desarrollo. Ni más, ni menos.

Argentina XV fue, en su victoria contundente 45 a 14 sobre Estados Unidos, una clara demostración de equipo maduro, concentrado, convencido y dispuesto.

El partido fue dominado de punta a punta por los conducidos por Nacho Fernández Lobbe y no hubo jugadores que hayan estado por debajo de los siete puntos, si es que sirve esto para demostrar el nivel de regularidad exhibido por los protagonistas y en cada uno de los departamentos.

Excelente en ataque, bien resuelto y estructurado. Excelente en defensa, firme y organizado. Bien el scrum, bien el line (aunque tuvo un pasaje errático) un gran try provino de esa formación en primera fase.

¿Es el techo del equipo? No. ¿Es el piso? Tampoco. Seguramente haya altibajos, haya rotación y hasta haya en algún momento carencias, pero lo que tiene que quedar en claro es para qué sirve Argentina XV: no es un equipo en desarrollo como a veces pretenden equívocamente, vender. Es un equipo con jugadores en desarrollo y varios, en diferentes niveles de desarrollo -disculpen ustedes la redundancia- con lo cual, la actuación en Cipolletti -impecable escenario el de Marabunta RC como lo fue Neuquén RC siete días atrás- lo que hace es solidificar el concepto.

Salgan campeones, últimos o en mitad de tabla, el objetivo siempre será el mismo: desarrollar jugadores. Aún, en la Currie Cup First Division. No importa dónde, este equipo es para eso.

Como siempre, no olviden ingresar en nuestro canal de IVOOX para tener enseguida las previas y los comentarios del Seis Naciones, por Javier Señarís @rutgerblume

También nos pueden seguir en nuestro Instagram @hablemosderugby

El lunes, a las 18hARG y 22hESP un nuevo programa, el último antes del inicio del Super Rugby.

Ph crédito: UAR

Por Eugenio Astesiano

Plan Rombo

En el entrenamiento de Argentina XV del día jueves 17 de enero, en la previa al reparto de pecheras -que en este caso, quienes no las llevaban parecían ser un esbozo de equipo titular con Corvalán, Zapata, Favre; Repetto, Portillo; Gorrisen, Bavaro, Ortíz de Rozas; Ezcurra, Roger; Cuccolo, Mensa, Osadczuk, Avellaneda; Segura– hubo varios ejercicios que tuvieron como objetivo el quebrar la defensa utilizando, como fue habitual durante 2018 en Jaguares y luego en Los Pumas, esos pases cortos antes del contacto con los jugadores que antes, con Hourcade jugaban “Apache” como relanzamiento de juego desde el breakdown.

Ahora, lo que se ha visto en los ejercicios y luego en el entrenamiento con pelota, es esto: los jugadores (A) que es quién recibe la pelota busca el pase rápido, corto y preciso a (B) que corre derecho y a último momento, antes de tomar contacto con la pelota, apunta al hombro interno de su defensor y busca el quiebre. Si hay quiebre, por supuesto, juego.

Si no hay quiebre y hay un nuevo ruck más adelante, esa estructura de rombo con (X) como el vértice que en el quiebre, acompaña y si no, se sitúa para ser nuevo posible primer receptor de pase.

A diferencia de Sexton como (X) por ejemplo, que tanto en Irlanda como en Leinster es quien pasa y sigue la jugada para reubicarse y continuar el movimiento.

¿Quiere decir esto que es una situación definitiva para continuar el juego? No, en absoluto. Por lo que hemos podido observar en los entrenamientos abiertos a la prensa especializada (dos de Jaguares y dos de Argentina XV, nada más) no es mucho lo que se puede observar, pero si, es posible deducir que esta plataforma permite diversas variantes.

Una vez que (A) toma contacto, puede haber pase interno a (C) o podría la estructura (A)-(B)-(C) ser señuelo y ser (X) el receptor para jugar hacia afuera, o (B) jugar la espalda de (C) hacia (X) que juega interno con (W)… todo, dependiendo del lugar de la cancha y la velocidad con la que se ejecute ese breakdown. Y por supuesto, qué hay enfrente.