El día menos pensado

Fue un sábado increíble de cosas que no suelen ocurrir en el rugby internacional de elite.

Primero, en Dunedin, debían jugar Highlanders ante Crusaders. La matanza de las Mezquitas, que dejó 51 muertos en Christchurch (ciudad de la cual Crusaders es originaria) además de una ola de repudio a lo largo de todo el mundo, generó también que primara la cordura. Dicho partido, ambas franquicias decidieron suspenderlo. Que se hayan repartido los puntos es anecdótico.

Reds ganó a Sunwolves en la última jugada del partido, 34 a 31.

Roma.

Y no hablamos de la película mexicana, sino de la capital italiana.

Roma fue el escenario de una de las actuaciones más insólitas, más imperfectas, menos certeras de un seleccionado en este Seis Naciones. Lo que hizo el equipo italiano ante Francia casi que no se puede explicar. El paroxismo del error no forzado. Todo lo bueno generado por el conjunto de Conor O’Shea (equipo desprolijo, atolondrado, descontrolado) fue dilapidado una y otra vez, de manera sistemática, dentro de los veintidós metros de Francia o en el ingoal mismo. No dejaron errores por cometer. Exasperante.

Francia, cuatro ataques en todo el partido, tres tries. Una actuación cercana al espanto, sobrepasados en todas sus líneas, cometiendo una cantidad industrial de penales, una aberración táctica y estratégica de Brunel… sin embargo, Dupont, N’Tamack y Penaud salvaron las papas una vez más. Por ahora. Lo de Francia es más que preocupante.

A continuación, en Johannesburgo, Lions perdía 33-8 al final del primer tiempo ante Rebels. El equipo de Wessels no sólo era amplio dominador, sino que comprendió con un razonamiento claro, con una táctica adecuada, que lo mejor para hacer ante Lions es atacarlo, ser vertical, preciso y certero. Y meterle mucha presión a Elton Jantjies, claro.

Todo eso, pasó. Sin embargo, en un momento de la segunda mitad, Quade Cooper, Will Genia y cía creyeron que la faena estaba cumplida y en lugar de seguir aplicando la receta exitosa, le entregaron la pelota a Lions y tiempo y espacio a Jantjies. Lo que pasó a continuación fue que el local empezó a atacar a su rival, generó una catarata de tries hasta empatarlo en 33. Si ya era una proeza, con un penal en tiempo cumplido, Gianni Lombard le dio la victoria a Lions. Las lágrimas de Swys de Bruin, su Head Coach, en el festejo íntimo en su cabina, quedaron plenamente justificadas.

Un minuto tardó Gales en llegar al ingoal irlandés. Combinación kiwi, classy from Anscombe (un kick sobre la defensa de los backs irish) terminó con Hadleigh Parkes apoyando la pelota.

Desde ahí, Alun Wyn Jones y la tercera línea galesa fueron los encargados de ponerle techo a las aspiraciones irlandesas. Imposible de romper, la defensa de los de Gatland fue todo lo sólida, compacta y homogénea que tenía que ser para que ni Murray ni Sexton (completamente dominados y fuera de partido ambos) pudiera generar nada o nada bueno.

El botín y la puntería de Anscombe se encargaron del resto. Título, Grand Slam y récord para el Dragón, Warren Gatland y Alun Wyn Jones, un capitán extraordinario. Un jugador incomparable. Un título merecido.

Y para el final… ¿cómo explicarlo?

Inglaterra ganaba 31-0, dominaba placenteramente el desarrollo del partido en Twickenham. Elliot Daly incontenible. Jonny May, imparable. Tom Curry, inaccesible. Launchbury, Vunipola, Tuilagi, Farrell, Slade… nivel supremo. Cómodo e impertérrito, despacito construyendo su Calcutta Cup, el equipo de Eddie Jones se encaminaba a una goleada histórica.

Pero en escasos viente minutos, el resultado estaba 31-31 y si no era por Finn Russel y su pie fuera de foco, Escocia hubiera estado al frente por más margen aún.

¿Qué paso? Atacaron a Inglaterra de manera sostenida. Aprovecharon los errores defensivos de la blonda Albion (cantidad de tackles errados) y uno tras otro, fueron llegando los tries de Escocia, conforme las mandíbulas de los ingleses, de Eddie Jones y de John Mitchell llegaban al piso. Incrédulos, sin reacción.

En el minuto 77, Sam Johnson llegó al try, bajo los postes ingleses. 31-38 y una remontada sin igual, un comeback como no los hubo casi nunca en los últimos lustros, estaba por sustanciarse e iba a ser el segundo del día.

Sin embargo, una sucesión de penales escoceses terminaron, en el minuto 82, con George Ford, en el día de su cumpleaños, anotando el try primero y la conversión a posteriori para empatar un partido sublime.

De Gatland, Schmidt, Jones, Townsend, Brunel y O’Shea, ya hablaremos en la radio.

Hoy, que sea Alun Wyn Jones -el que pidió a su equipo “Think” en un momento del partido que lo requería- el que se lleve todo en el día menos pensado.

Corresponde.

 

 

Seis (maravilloso) Naciones

Imagen Danny Care rumbo a su try en Twickenham (foto gent AFP)

La 3ª fecha del 6 Naciones nos ha dejado sin aspirantes al Grand Slam, con un solo aspirante a la Triple Corona –Inglaterra– y con un único candidato a la Cuchara de Madera: Italia.

A cambio de eso nos ha dejado, a dos jornadas del final, a Irlanda, Inglaterra, Gales y Francia empatados con 2 victorias cada equipo.

GALES 27 – FRANCIA 6: El partido que abrió esta tercera fecha nos devolvió a escena al vigente campeón del Torneo.  Ese equipo galés, que había naufragado contra Irlanda, salió a escena con la clara convicción de sentenciar el partido cuanto antes; a los 5 minutos había conseguido el primer try  por mediación de quien en este partido fue centro, George North, y a partir de ahí solo tuvo que encomendarse a que el pie derecho de Leigh Halfpenny convirtiese en puntos las infracciones del XV del Gallo.

Se llegó al descanso con el resultado 20 a 6 a favor de Gales ante una inoperante Francia que si hasta ahora se había beneficiado de resultados sin mostrar casi nada bueno, ante Gales se quedó sin el escudo que sus victorias sobre Inglaterra e Italia habían creado sobre su ausencia absoluta de patrón de juego.

El segundo tiempo, menos intenso, más friccionado y luchado, nos dejó el gran try de Sam Warburton y alguna intentona de Francia por acortar la diferencia en el marcador.

El resultado final no dejó rastro de dudas de lo que pasó en el Millennium. Un detalle no menor. 

ITALIA 20 – ESCOCIA 21: Había muchas expectativas puestas en este encuentro que abría la jornada del sábado.  Muchas de ellas iban encaminadas a enviar a los caledonios a los infiernos del rugby europeo, argumentando que ya no competían y que su nivel no les permitía seguir participando en el Torneo.

El primer tiempo del partido parecía certificar el desastre escocés; un try  de Tommaso Allan justo antes de irse a los vestuarios dejaba un 13-3 muy desalentador (sobre todo por la sensación de impotencia) para los del Cardo.

En el segundo tiempo se despertó Escocia, comenzó por tener el balón y después descubrió cómo tenía que usarlo. Comenzó a percutir, a ganar la línea de la ventaja y a acercar a sus jugadores a las líneas laterales, hacia el canal 3.

Llegaron de ahí los dos tries de Alex Dunbar (los primeros de Escocia en el Torneo) y su primera superioridad en el marcador. Escocia ganaba 18-13 pero poco les duró la alegría, porque el try de Joshua Furno y la transformación de Orquera les dejaban 20-18 abajo a los de Jonhson a falta de 10 minutos. Se consumía el tiempo y, a pocos segundos (sólo 40’’) del final del partido, un drop salvador de Duncan Weir dejó a los que iban a ser los enterradores de Escocia con cara de incredulidad  y enterrados en su propio coliseo, viendo el 20-21 en el marcador final. 

INGLATERRA 13 – IRLANDA 10: Se suele decir que todo lo bueno se hace esperar. En este caso nos ha tocado esperar al último partido de la tercera jornada del certamen para ver el primer partido de RUGBY –así, con mayúsculas- del Torneo.

Un espectáculo total el que ofrecieron Inglaterra e Irlanda. Demostraciones de talento ofensivo y defensivo por ambas partes durante 80 minutos. Sin descanso, ni renuncias. Todo muy intenso, muy enérgico, impactante, desgastante. Como se preveía.

Se llegó al descanso con un 3-0 inglés que, a priori, podría haber definido la imagen de un partido aburrido que, en realidad, mostró una batalla de dimensiones descomunales.

El segundo tiempo nos reservó poder ver el duelo de los dos fullbacks más en forma del Torneo; Rob Kearney el que lograba el try irlandés y les daba la primera ventaja en el marcador a los verdes, Mike Brown era luego quién rompía la defensa de los del Trébol y le daba a Danny Care el balón de lo que terminaría siendo el try inglés que daba la ventaja definitiva a Inglaterra para lograr el 13-10 final.

No les contamos más, si lo han visto ya saben de lo que hablamos; si no lo han visto, no queremos condicionarles el espectáculo con más explicaciones.

Fin de semana salvaje

Imagen(foto gentileza WalesOnline)

Por un lado…. Hay Seis Naciones con tres partidos que tienen una trascendencia gigantesca:

Gales – Francia: Si gana el Dragón, se prende en la carrera al título nuevamente. ¿Puede hacerlo? por supuesto que puede en el Millennium. Si gana el Gallo, será todo un acontecimiento, de acuerdo a cómo vienen jugando. No, no se deje embelesar por los resultados obtenidos…que una cosa es ganar – a secas- y otra, jugar para merecer ganar. Manaña viernes a las 16:45 por ESPN3 o en http://www.Vipbox/rugby 

Italia – Escocia: Sea como fuere, aunque a priori el partido en sí carezca de atractivo natural por juego, es indudable que el morbo que genera saber quién de los dos se quedará -hasta el final del certamen- en el fondo de la tabla, reviste cierto atractivo. Jaques Brunel hará lo que habitualmente. Johnson, en cambio, hizo de lo indescifrable, su receta. Habrá que ver quién o qué triunfa. Sábado por ESPN

Inglaterra – Irlanda: Y que sea lo que sea en Twickenham… El local buscará con todo su poder -aunque un tanto disminuido en los delanteros-, frenar el impulso del Verde. Sin dudas la lesión de Dan Cole tiene un impacto para Lancaster que Schmidt, indudablemente, buscará aprovechar. Será magnífico por todos lados, con promesa de partido típico de rugby union de Hemisferio Norte. De lo mejor para ver hoy a nivel selecciones que no sean del “Big 3”.

Y en segundo término, ¡sigue el SuperRugby! Huelga decir que todos, absolutamente todos, son partidos excepcionales. Interesantes por demás para los argentinos hay dos: En Johannesburgo, Golden Lions – Stormers (en los de Western Province jugará Manuel Carizza de titular) y por otro, el partidazo (perdón por la redundancia en este aspecto) que darán Highlanders – Blues, con Matías Díaz de reserva en el equipo de Dunedin.  También juegan (será memorable) Crusaders – Chiefs. En Australia lo harán Brumbies – Reds (con choque de medioscrums wallabies) y Waratahs – Force. En el único partido entre equipos de diferentes países, jugarán Sharks – Hurricanes en Durban.

Les recomendamos chequear sus canales de cables y/o sitios de internet preferidos para que puedan disfrutar de la mayoría de los partidos en este que será, sin dudas, un fin de semana salvaje, a puro rugby, y del mejor que hay disponible.

 

 

Análisis país por país de los equipos del Seis Naciones 2014

Imagen

Con el Torneo a punto de comenzar, junto a Javier Señarís (@rutgerblume en Twitter) hemos realizado un análisis lo más riguroso, práctico y nada extenso de cada uno de los seis seleccionados que han de jugar esta edición 2014 del increíble y genial Seis Naciones.

Los dos primeros equipos analizados son el actual campeón y subcampeón, es decir, Gales e Inglaterra.

Esperemos que sea de su agrado.

Eugenio (@ugeastesiano)

……………………………………………….

GALES

Qué observar: Gales tiene la firme convicción de que puede repetir en este 2014 lo hecho en 2102 y 2013. La base se mantiene pero el entrenador ya no es Rob Howley como el año pasado. Las manos de Warren Gatland se harán sentir seguramente. Lo que habrá que observar en cada partido es si el equipo consigue mantener la intensidad desde el inicio del certamen hasta el final o si hará lo mismo que en otros años –particularmente el pasado año- cuando fue de muy mal a muy bien, con un sublime último partido ante Inglaterra. A pesar de su muy mal presente en términos de competiciones europeas y del gigantesco conflicto existente entre la WRU y las 4 Regiones, claramente el Dragón sabe bien que si gana este nuevo Seis Naciones hará historia. Y va por ella.

Sus puntos débiles: Un equipo con una primera y segunda línea que reboza de experiencia, pero no de recambio. Un punto a tener en cuenta….

Qué debemos esperar: Si el equipo consigue de entrada solidificarse, si en los primeros dos partidos consigue ganar de manera contundente y no sufre lesiones en los 5 de adelante, será muy difícil que se le escape el título.

El XV tipo de Gales en este 6 Naciones será el formado por

1 Gethin Jenkins

2 Richard Hibbard

3 Adam Jones

4 A.W. Jones

5 Andrew Coombs

6 Dan Lydiate

7 Sam Warburton

8 Toby Faletau

9 Mike Phillips

10 Rhys Priestland

11 George North

12 Jamie Roberts

13 Scott Williams

14 Alex Cuthbert

15 Leigh Halfpenny

Las variaciones tácticas serían algo así:

Gethin Jenkins estará ausente en la 1ª jornada ante Italia pero se le espera de vuelta de forma inmediata y el puesto será suyo; en la 3ª línea tiene Warren Gatland una posibilidad de elección muy interesante: la que presentamos como titular (Lydiate en el flanker cerrado y Warburton en el abierto) o la posible entrada de Justin Tipuric en el 7 con lo que el capitán pasaría al 6. En el puesto de apertura existe la posibilidad de que en el puesto de Rhys Priestland entre Dan Biggar (sin grandes diferencias en el perfil de ambos jugadores). Para el puesto de 2º centro, Warren Gatland espera a Jonathan Davies (titular indiscutible) para la 2ª mitad del torneo y será Scott Williams el que de entrada cubra su baja.

Jugadores a seguir: 

Primera línea: Richard Hibbard: El hooker se ha asentado como unos de los jugadores más fiables en su puesto en Europa y ha consolidado la fortaleza de la 1ª línea del Dragón.

Segunda línea: Andrew Coombs: La baja por sanción de Ian Evans le vuelve a dejar encaminado a la titularidad; si repite el nivel del Torneo de 2013, Gales tendrá mucho ganado.

Tercera línea: Toby Faletau: Quizás sea menos deslumbrante que Picamoles, Heaslip o Billy Vunipola, pero el jugador de los Dragons tiene la virtud de dominar su puesto a la perfección. No hay nada en lo que destaque especialmente, pero tampoco nada en lo que desentone.

Medios: Mike Phillips: A nivel de club su rendimiento es muy discutible pero cuando se trata de jugar con Gales, el 9 se centra y pone todo su talento y su portentoso físico al servicio de los ¾ galeses con lo cual siempre cuentan con un efectivo más que sus rivales.

Tres Cuartos: George North: La superioridad física del wing de Northampton Saints le coloca al nivel de las grandes figuras del hemisferio sur. La única forma de pararle: evitar que le lleguen balones limpios y claros.

Si todos estos argumentos no fuesen suficientes, añádanle otro en forma de fullback: Leigh Halfpenny.

INGLATERRA

Qué observar: Inglaterra –y fundamentalmente su entrenador Stuart Lancaster- no conocen de otro libreto más y mejor aplicado que el del pragmatismo. Puede o no gustar la forma, pero los de la blonda Albion siempre tienen  su cuota de protagonismo y de favoritismo a flor de piel. Un pack tremendo, con un oficio extraordinario. Si los comparamos con un avión que ha ayudado a que Inglaterra siga siéndolo, este equipo es un Spitfire MK I. Nada de lujos, nada de cosas rimbombantes: puro corazón, puro motor y a dejar hasta la última gota de combustible en la caza, que para eso fueron hechos. Y con backs igual de perseverantes en la persecución pragmática de las cosas sean ofensivas o defensivas, veremos a Inglaterra jugar igual siempre, ante quién sea.

Sus puntos débiles: Un equipo que tiene como portento a sus delanteros, si se ven superados allí y juegan en retroceso, la estantería comienza a sacudirse… Y una mala tarde de la pareja de medios, bien presionada, con marca encima, no es la mejor forma de que salga el plan de juego.

Qué debemos esperar: Lancaster sabe que todos saben qué hará su equipo. Y no hay cristo que no quiera ganarle a Inglaterra en el Seis Naciones. Si su equipo consigue puntos y dominio territorial, es muy difícil que pierda. Parece el tercero en discordia tras Gales e Irlanda.

El XV tipo que proponemos para Inglaterra es el siguiente

1 Mako Vunipola

2 Dylan Hartley

3 Dan Cole

4 Joe Launchbury

5 Courtney Lawes

6 Tom Wood

7 Chris Robshaw

8 Billy Vunipola

9 Ben Youngs

10 Owen Farrell

11 Mike Brown

12 Billy Twelvetrees

13 Brad Barritt

14 Chris Ashton

15 Alex Goode

Las variaciones tácticas que se podrían dar:

La entrada de Tom Youngs restaría talento en el puesto de hooker a cambio de ganar estabilidad mental. La fuerza de Billy Vunipola puede dejar su lugar al mayor talento de Ben Morgan o incluso combinarse ambos con la presencia del “pequeño” de los Vunipola en el flanker cerrado (experimento realizado con asiduidad en Saracens). Si Stuart Lancaster es generoso, tal vez nos permita ver a Danny Care en el 9 en lugar del disciplinado Ben Youngs. Y también es posible que opte por un wing puro para el 11 y deje a Mike Brown como fullback, que es el puesto en el que el jugador de Harlequins realmente luce.Se espera que Manu Tuilagi esté disponible a partir de finales de febrero. Ahí se verá al proyecto real de Inglaterra.

Jugadores a seguir:

Primera línea: Mako Vunipola: Tiene en la fuerza su principal virtud, le falta oficio para poder salir airoso de sus enfrentamientos ante rivales experimentados. Castrogiovanni o Adam Jones le harán sufrir.

Segunda línea: Courtney Lawes: Jugador duro donde los haya, su sociedad con Joe Launchbury será la del poli bueno – poli malo; el joven de Wasps pone el talento. El de los Saints se encarga del trabajo sucio.

Tercera línea: Billy Vunipola: Igual que su hermano mayor, tiene la fuerza como principal virtud; su juventud permite aventurar un progreso exponencial en su dominio del juego. Enfrentarse a jugadores más veteranos le hace mostrar sus carencias.

Medios: Owen Farrell: Ha perdido de vista la “amenaza” de Toby Flood. Es amo y señor del puesto de apertura del XV de la Rosa pese a sus evidentes limitaciones en la lectura del juego.

Tres cuartos: Billy Twelvetrees: La inicial ausencia de Tuilagi le deja como referencia en el ataque por el centro de la cancha de Inglaterra. Fuerza y talento no le faltan si consigue mantener la concentración.

Que el puesto de fullback en Inglaterra sea relevante depende, únicamente, de Stuart Lancaster; puede dejarnos con el irrelevante Alex Goode como protagonista o bien apostar por la efervescencia de Mike Brown. ¿Será generoso?

 

El Seis Naciones y los otros nombres

En virtud de la repercusión que ha generado el equipo de la fecha del 6N que el staff de HdR consensuó para poner en el post anterior, nuestro amigo Javier Señarís Senra, el enorme colega detrás de la genial e imperdible cuenta de twitter @RugbySphera nos envió su equipo de esta primera fecha y además, también estuvimos discutiendo quiénes también podrían haber estado en este XV ideal y por diversas cuestiones (gustos personales y, sobre todo, porque sólo hay XV en un equipo titular) no están, tales los casos del debutante segunda línea Galés Andrew Coombs (foto), el también galés Justin Tipuric, la gran gestión (genial gestión) de Owen Farrell, el buen desempeño de Luciano Orquera, la tarea siempre pulcra y eficiente del “cancherito” Chris Ahston…

Andrew Coombs, Wales v Ireland

¿Qué nos deparará la segunda fecha?

Por lo pronto, este es el equipo de @RugbySphera:

Halfpenny; Zebo, O’Driscoll, Twelvetrees, Cuthbert; Sexton, Murray; Parisse, O’Brien, Robshaw; Ryan,Parling; Castrogiovanni, Best, Healy.

¿Cómo es el de ustedes?

HdR

#6N Intensidad

Los partidos del Seis Naciones de este fin de semana han tenido muchísimo de todo, pero nada han tenido tanto como intensidad.

Irlanda arrolló a una disciplinada Italia tras cuarenta minutos de lucha pareja. En el segundo tiempo, los verdes aniquilaron cualquier intento azzurro por progresar, jugando con velocidad y gran control. Una tarde casi perfecta de Sexton como apertura le permitió al local tener una tarde de sábado para el recuerdo, el menos, en el segundo parcial.

Inglaterra y Gales se demolieron en Twickenham. Los locales, hicieron un enorme desgaste físico. Impusieron condiciones e intentaron someter a los galeses a puro físico (algo habitual en ING) pero la visita, en los últimos 15m del match, le hizo pesar la experiencia y oficio de un equipo muy decidido para ganar sobre la hora.

Y Francia, con entereza, se sobrepuso a una impetuosa, encomiable Escocia, que a pesar de todo lo buenos que viene haciendo en juego, en propuesta, no consigue transmutarlo en puntos y eso le ha costado los tres partidos jugados hasta ahora.

Gales, Inglaterra, Francia y en menor medida, Irlanda, sueñan todavía con el título.

¿Qué pasará?

EA