Los Pampas, Pumas

Según pudo averiguar #HdR la enorme mayoría de los PampasXV que jugaron la Pacific Rugby Cup serán los Los Pumas que jueguen en el marco de la CONSUR el Sudamericano ante Uruguay (el 17 de mayo en el Estadio Charrúa de Montevideo) y ante Chile (a solicitud de la FERUCHI sería el domingo 25 de mayo en Santiago de Chile).

De esta forma, sólo quedaría libre y sin actividad para Los Pumas el fin de semana del 31/5 -último antes del primer test ante Irlanda en Resistencia- pero según averiguó #HdR, se está armando desde hace unas semanas un probable SudaméricaXV para que juegue contra Los Pumas ese día, en lugar a confirmar.

 

 

El juego de los #PampasXV es lo que cuenta. Para saber de qué se trata, lo cuenta su entrenador.

asper

Ayer publicaron en AlRugby.com una entrevista a Raúl Pérez, uno de los entrenadores de los PampasXV. Para entender a qué fueron a la Pacific Rugby Cup, hay que leer.

La voz que llega del otro lado es la de un apasionado por el juego. Es inevitable, se nota. Y una charla que no tiene -en la previa- más remedio que ser breve por sus propias obligaciones, se estira hasta lo impensado por su amor por lo que explica, por cómo lo hace y por la actitud docente con la que lo hace. Los minutos pasan

Raúl Pérez –El “Asper” para casi todos- jugó en Duendes, jugó en Los Pumas, entrenó en Duendes y desde hace un buen tiempo -merced a sus conocimientos y a la forma de transmitirlos- está en el Staff de entrenadores de la UAR. Ya estuvo con Hourcade antes con los PampasXV y con Los Pumas. Conoce mucho, sabe mucho y ama lo que hace. Una combinación ideal.

Con Martín Gaitán fueron los entrenadores en Australia del equipo argentino que dejó la Vodacom sudafricana para llegar a la tierra de los Wallabies a aprender otras cosas. Y nadie mejor que él para entender y explicar lo que se fue a trabajar allá. Y qué se consiguió.

¿Después de estos casi dos meses, cuál es la evolución que más notaste en el equipo?

La realidad es que fuimos a competir contra un rugby con otra dinámica a la que estábamos y estamos acostumbrados a jugar. Eso nos fue llevando modificar algunas cosas, por ejemplo, los entrenamientos. Y en eso, tuvimos que observar, adaptar y recrear algo a lo que claramente no estamos acostumbrados. A una escuela de juego de una dinámica terrible en la que la pelota se mueve mucho más, en la que hay muchas líneas de carrera que convergen o no hacia diferentes lugares y hacia la pelota, lo que complica a las defensas… entonces, para poder conseguir esto en nuestros entrenamientos tuvimos que modificar un montón de cosas, cambiar el chip todos -staff y jugadores- para poder conseguir hacer algo que se asemejara lo más posible a lo que ellos (los australianos) hacen cuando entrenan. Creo y estamos todos convencidos que en este mes y medio hubo un aprendizaje nuestro, total. De todos. Un enorme aprendizaje.

¿Y cómo se bajó el aprendizaje?

Se consiguió bajar a la realidad con la competencia que tuvimos. Jugar contra Western Force, Waratahs, Brumbies… Reds… no fue sencillo: la verdad es que en la final ante los Reds tuvimos complicaciones. Eso siempre es bueno… estar complicados y poder levantar un resultado. El aprendizaje es haber modificado algunos detalles, entrenamientos, cosas que por ahí no nos dábamos cuenta antes. Y eso lo hizo la competencia diferente a la que veníamos teniendo hasta ahora. Ya te digo… aprendimos todos, mucho. Y por sobre todo, aprendimos a ver algo nuevo. Y aprendimos  rápido, también, a aplicar e implementar esos cambios en la cabeza, lo que no siempre es fácil de hacer, pero lo hicimos. Esa es una de las grandes cosas de este tour por Australia. Implementar esta dinámica en los entrenamientos, de poner la presión en los jugadores en todo sentido y en ese momento, que se viva cada uno de los entrenamientos como si fuera un partido… esto fue cambiar casi de plano con lo que se venía haciendo hasta acá. Fue como empezar de cero otra vez.

Viendo a los australianos jugar al rugby uno sabe que va a ver destrezas. Qué cosas te resultaron más destacables al verlas ahí, in situ.

Que atacan con las manos, que atacan con el pie, que atacan siempre. Y también (hace una pausa) Me acordé… el cambio, el switch de pasar de atacar a defender en casi nada de tiempo… en un segundo. Eso fue crucial. Porque una cosa es verlo en un video cuando los analizás y otra muy distinta es cuando ves que pasa en el entrenamiento. Esa transición de un estado al otro es inmediata. Pasan de jugar, arriesgar y tal vez perder la pelota, a defender instantáneamente y a buscar en la recuperación de la misma otra oportunidad para atacar. Y siempre, mirando lo que hay enfrente. Esas destrezas acumuladas, sumada a esa velocidad de transición ataque/ defensa tiene mucho que ver con la tradición australiana del rugby league y de aussie rules (deporte australiano que por ejemplo, jugó de manera profesional el mismísimo Israel Folau)… ese tipo de destrezas y de velocidad, repentización… son cosas que ellos tienen tan incorporadas que cuando las ves en un entrenamiento no podés dejar de sorprenderte. Lo hacen todo bien. Eso los educa desde chicos a tener un excelente juego aéreo y un muy aceitado juego de manos. Casi que estamos describiendo a los Wallabies… pero bueno, es así.  Y esto es lo que en este mes y medio nosotros (staff) y los PampasXV (jugadores) vimos y aprendimos a poner en marcha. Nos va a llevar un tiempo, porque no es una cosa que sale así como si nada… demanda mucho trabajo por delante pero lo bueno es que ya se empezó.

Tuvieron la posibilidad de entrenar en conjunto con los Waratahs… ¿Cómo fue la experiencia, qué resultó de ella y qué cosas comentó Cheika?

Muy buena. Cheika nos comentó que la velocidad que él pretende imprimirle a los entrenamientos de los waratahs es de 8/10… es decir, casi todo a máxima intensidad sea en ataque como en defensa. Y el entrenamiento nunca se detiene. Nosotros antes, en cada entrenamiento, parábamos la jugada si había algo para corregir, para decir, para ajustar… ahora y después de ver como se trabaja a ese nivel o por lo menos cómo trabaja Cheika, que además es un tipo con muchísima experiencia en el Hemisferio Norte (NdlaR: fue entrenador del Leinster y del Stade Francais) nos adaptamos a una nueva forma en la cual se descuentan las destrezas de los jugadores (por eso están ahí) y lo que hay por corregir se corrige en la sesión de video individual o en la grupal posterior. El entrenamiento tiene una intensidad brutal. El jugador se tiene que adaptar e ir aprendiendo a medida que va transcurriendo el entrenamiento. Nada de parar la práctica para explicar… ya no. Ahora la frase “Se juega como se entrena” pasa a tener una relevancia capital. Nada a media máquina, nada de que los defensores sean meros escudos y que le dejen al ataque hacer cosas sin presentar oposición… no… acá ¡todos los jugadores son protagonistas del entrenamiento! ¡Y se entrena duro, y se golpean, se disputa todo y a mucha intensidad siempre! Después, corregiremos lo que haya que corregir… Esto creo que yo que es lo más importante que hemos aprendido todos. Sin dudas.

¿Podrías describir el entrenamiento?

Una de las cosas que sorprende del juego que llevan a cabo y que es una de las claves de por qué es tan exitoso es que ellos entrenan casi igual que como juegan. ¿Y cómo lo entrenan? Lo que hacen es jugar muy arriba y bien de frente, casi chocando a la defensa y a mucha velocidad. ¿Esto que implica? Significa, en breves palabras, control de carrera y precisión. Si vos lo conseguís y logras hacerlo, a los defensores no les permite reaccionar falsamente ante nada porque, si eso pasa, ya los tenés metidos en tu defensa y los empezás a correr de atrás. ¿Si hoy para los PampasXV es un riesgo jugar así? Puede ser. Seguramente para ellos no, porque si se equivocan –y se equivocan poco- ¿qué pasa? Enseguida hacen el switch ataque-defensa y ya están listos para recuperar y contraatacar. Lo que te decía recién… es todo producto de su acerbo cultural pero también de práctica, práctica y más práctica. Y entonces, te encontrás con que una vez terminado el durísimo entrenamiento –porque no sabés lo duro que es- y hablo de los Waratahs, aunque también lo hemos visto con los Brumbies, porque estuvimos tres semanas en Canberra viviendo en el lugar en el que ellos trabajan todos los días. Ellos no hacen entrenamientos tan duros en el contacto como los de Cheika, pero si, igual de intensos en la precisión y en la presión sobre el jugador  – y se ve,  y ya lo habíamos vivido con Graham Henry también- que cuando termina el entrenamiento formal, los jugadores se quedan ejercitando solos -y siempre- cosas de destrezas individuales en general, o por puesto, o según la necesidad de cada uno de ellos… Bueno, esta es otra semilla que prendió en los PampasXV y hasta por observación se incorporó. Después de cada práctica, los chicos se quedan ejercitando. Cuando ves esas sesiones de entrenamiento, te das cuenta de que aún siendo muy diferentes a los nuestros no hay nada librado al azar. Todo se entrena muchas veces y a mucha intensidad. ¿Y entonces? Mejorás mucho. Por repetición e intensidad no tenés alternativa. Mejorás seguro. Vuelvo a lo que me preguntabas sobre si vamos a poder jugar así. Ya lo intentamos allá y salió algo, pero nos queda por delante mucho trabajo, muchísimo, para recién empezar a hacerlo así por hábito.

El staff de Los Pumas ya tuvo la posibilidad de trabajar junto o con Graham Henry y con Michael Cheika. ¿Cuáles son las diferencias entre ellos o entre el modelo neozelandés y australiano?

Michael Cheika y Graham Henry, ambos hacen mucho hincapié en lo que a destrezas individuales de los jugadores se refiere. Lo que pasa es que con Graham Henry, las veces que vino a la Argentina a trabajar con nosotros su preocupación era más la de estar encima de los entrenadores, de darle pautas, de hacer coaching, que por ahí a enfocarse en los jugadores. Henry no tuvo mucho tiempo para trabajar con el plantel en el sentido de la puesta a punto según su gusto, sino que nos dio herramientas, conocimientos y consejos para que nosotros fuésemos los que transmitamos lo aprendido. Vos fijate que en los (Auckland) Blues sí, con más tiempo y disposición, junto a Kirwan pueden trabajar sobre el equipo. El ahí no hace coaching de entrenadores sino que va directamente con el jugador. Michael Cheika hace lo mismo en los Waratahs: él trabaja directamente sobre los jugadores, los tiene desde la pretemporada a disposición y baja línea y los hace ejercitar incorporándoles todo su bagaje técnico que él, producto de estar tanto tiempo en el hemisferio norte, él mete mucho de estructura de juego, la organización de la defensa y el ataque… algo un poco más estructurado, más de esquema. Y corrige las cosas no en los entrenamientos, sino después. Bah… lo que te contaba antes de la intensidad a pleno en el campo y después, a ver y arreglar las cosas en el análisis del video.  Pero reitero: hay algo que los dos siempre hacen mucho hincapié, que es en la destreza individual del jugador. Eso no se deja de trabajar nunca. Y si los jugadores las tienen y las ejercitan, después, a la hora del trabajo grupal, es mucho más sencillo.

Es evidente que se apunta alto… ¿En que otros aspectos –si es que los hubo- esta gira dejó un aprendizaje?

Para mantener este nivel de juego tanto en entrenamiento como en partido lo que se requiere es un nivel de concentración muy alto. No se puede hacer esto si no estamos todos en sintonía y enchufados. Pareciera, por lo que conté hasta acá, que la sensación que da es que es todo físico y no, no es estrictamente así: el aspecto mental juega un rol importantísimo. No hay lugar ni tiempo para estar desconcentrado. Te lo exige el juego. Porque este tipo de juego del hemisferio sur (o al menos, el australiano) tiene una particularidad: jugar tan cerca de la defensa rival obliga a recalcular todo el tiempo la velocidad de la carrera para no llegar pasado ni llegar antes, entonces hay que dominar muy bien esta situación y eso requiere mucha concentración. Todo en realidad lo requiere, pero esto es crucial porque si no llegás a tiempo toda la ejecución pierde sentido.

Entonces, para sintetizar, sin dudas que esta Pacific Rugby Cup sirvió…

La competencia te ayuda muchísimo. Jugar… esto que fuimos a ver y que obtuvimos, fue muy diferente a la Vodacom. Esto que vimos y fuimos a buscar es ritmo de Super Rugby y lo conseguimos. Nosotros tenemos que adaptarnos rápido a este juego porque cuando entremos con la franquicia esto no tiene que ser sorpresa sino hábito y por eso, los jugadores comprendieron (nosotros también) la importancia de lo que vimos e hicimos durante este mes y medio. Los cambios se van a empezar a ver más pronto que tarde y sí, como todo, va a ir requiriendo de ajustes sobre la marcha pero estamos muy bien encaminados.

Hablemos de Rugby del 10-3-2014. Programa Completo.

Imagen

 

(foto gent. BBC)

Una primera media hora de análisis de la fecha del Seis Naciones, Los Pumas, PampasXV y luego, notas con Ramiro Pez, apertura y capitán de La Tablada (Córdoba) y con Lucas PIña, tercera línea del CUBA campeón de la URBA, hablando sobre el Nacional de Clubes que ya se viene. 

http://radioypunto.com/wp/2014-03-10/

Pampas para hoy, Pumas para mañana.

El debut de los PampasXV en la Vodacom Cup deja al descubierto que el equipo llegó sin rodaje; pero como preguntó con mucho tino Gastón Zmuda, ¿es eso lo que se busca -fluidez de equipo como tal- o es ver cómo se desempeñan los jugadores individualmente en situaciones de presión y aspereza para ganarse un lugar en Los Pumas?

Eso, además de ser cierto, invita a reflexionar.

¿Deben los PampasXV funcionar como un equipo en formación o debe mirarse como un escaparate en el que los jugadores son puestos a prueba, para ver si están a la altura de ser convocados a la ventana de junio o eventualmente, al Rugby Championship?

El equipo, como tal, hoy no funcionó. No demostró estar aceitado, no tuvo fluidez, no se vio juego de fases… por el contrario: se observaron desacoples defensivos, volvieron los penales interminables, hubo fallas en el tackle, muchos errores no forzados…

Y sin embargo, cuesta mucho analizar el partido de hoy sin ver que en ciertas cosas, el equipo cumplió. Cumplió con el temple de aguantar a un rival que tuvo la pelota, que fue más punzante, que venía con mucho rodaje y las cosas claras y que dominó durante muchos pasajes del partido casi a voluntad.

Entonces, estamos siendo analistas del equipo y no de las individualidades. Para HdR, el análisis -en caliente, sin ver el partido una vez más- individual, sería este:

La primera línea sufrió mucho en el scrum, más producto de la saña del árbitro con Postiglioni que por haber cometido todos esos penales, realmente. Hourcade estuvo muy bien en no sacarlo al hombre de La Plata del partido. Le dio confianza, no lo responsabilizó y, tras el ingreso de Herrera y Coria, no hubo más penalizaciones en contra en esa formación. Si Postiglioni cometió tantos penales como indica el árbitro, debió ser sancionado severamente con, al menos, tarjeta amarilla. Eso no ocurrió. En líneas generales, los cinco que jugaron cumplieron.

En la segunda línea, Galarza fue un verdadero líder. Jugó muy bien. La pregunta es: ¿por qué jugó Vallejos en lugar de Alemanno o Fruttero que hicieron todo el trabajo previo? Se le notó la falta de ritmo de juego al rosarino. Y hasta su ansiedad por jugar acaso, le haya sido una carga. Acá no comprendemos el porqué de la inclusión del ex Harlequins y Scarlets. Tal vez hubiera venido bien que se ensamblara primero y jugara en los partidos por venir. Tampoco entendemos por qué no estuvieron como reservas los dos segundas líneas y sí, Rodrigo Bruno, que puede cumplir esa función, pero que no lo es.

Esto es una incógnita a la que no le encontramos una explicación rugbística.

La tercera línea fue de lo mejorcito del equipo. Macome y Ahualli hicieron lo que se esperaba que hicieran. Confirmaron su ductilidad y potencia como ball carriers y que están en un punto alto de su carrera. Estos dos jugadores, con más rodaje, están para Junio y para más allá, también.

Báez tuvo buenos primeros 20 minutos, pero después se apagó. Y cuando entró Javier Ortega Desio en su lugar, descolló y jugó de gran forma. En el line, en defensa y en ataque, el paranaense sobresalió.

Los medios: Landajo jugó acelerado por momentos y demasiado lento por otros. No tuvo “eso” que lo hizo titular en Rugby Championship. Madero, firme en sus envíos a los postes, fue sobrio, como siempre. Jugó mejor cuando fue más plano y no, cuando estuvo parado más atrás.  Cubelli, cuando ingresó, fue más prolijo que Landajo; con él, el equipo lució más aplomado.

Los centros: fueron tal vez, lo más flojo del equipo durante los 80 minutos. Nunca le encontraron la vuelta a la defensa entre Rojas y De la Fuente. Y en ataque, no gravitaron cuando se esperaba que fueran los generadores de espacios. La tarjeta amarilla para el tucumano complicó aún más el andamiaje defensivo.

Los wines: Montero hizo el try, pero antes de eso, no tuvo la gravitación que todos esperaban de él. ¿Tiene físico para participar más y ser arma de quiebre? De sobra. Pero le tienen que dar más responsabilidades. Estuvo muy aislado. Y Cordero, en su debut, se buscó trabajo, participó de los ataques y quiso estar cerca de la pelota.

Ramiro Moyano, en tanto, siempre consigue, en base a su velocidad y a su nivel de penetración, ganar la línea de ventaja y eso lo hace muy peligroso para las defensas rivales. A veces fue muy erguido y le trabaron la pelota en algunas oportunidades, pero tiene un potencial enorme.

Hubo pocos offloads, hubo poco juego de fases… hubo poco de los PampasXV que esperábamos ver, pero de todas formas, quedamos conformes, porque el piso desde el que se puede construir de cara al futuro del equipo y de las individualidades, es alentador. Muy alentador.

Habrá cambios para el próximo partido. Seguro, porque así estaba previsto de antemano. Ojalá no haya más de diez cambios, para intentar consolidar la línea de juego. Siete u ocho, No más.

Arrancó la Vodacom, arrancaron los PampasXV. Despacio, con vaivenes, con errores, pero con un futuro brillante por delante, sin dudas.

Fin del misterio, estos son los PampasXV del 2013

Los PampasXV no son exactamente un equipo en el sentido estricto de la palabra, pero tampoco son un experimento. Es un conjunto de jugadores de la elite nacional que en forma de franquicia, disputan anualmente un torneo en Sudáfrica (la famosa Vodacom Cup). El objetivo puntual de los PampasXV es abastecer a la élite. Y eso significa Los Pumas.

Lo explicamos así: el escalafón sería, en orden de importancia (la punta de la pirámide) Los Pumas del Rugby Championship. Ellos son la elite del rugby argentino, sin ninguna duda y es el equipo que necesita tener entre sus filas lo mejor de lo mejor y no solo porque juega el Rugby Championship. Eso desde ya. Pero, al ser la mayor fuente de ingresos de la Unión Argentina de Rugby, sin Pumas no habría desarrollo del rugby no sólo en Argentina, sino en el resto de Latinoamérica, a nivel de quince. Es un producto de alta calidad y como tal, sólo admite lo mejor entre sus filas.

Luego, un escalón debajo, podemos situar a Los Pumas que juegan la ventana de junio y, a su lado, vienen los PampasXV en el mismo orden de importancia. Incluso, a los PampasXV un poco –muy poco- por encima. Como dijimos al inicio, ellos no son un experimento. Realmente, lo conseguido como objetivo por Daniel Hourcade –abastecer a Los Pumas de jugadores en puestos claves o de acuerdo a las necesidades de Santiago Phelan- fue y es tan importante que hoy podemos decir que quien no pase por los Pampas casi no tiene chances de jugar en con la celeste y blanca, salvo excepciones.

Luego, podemos poner a Los Jaguares. Si bien muchos de los jugadores pertenecen a los PampasXV, es distinto porque se busca desarrollarlos para ver si están en condiciones de seguir escalando o si su nivel alcanza hasta ahí.

Por supuesto, Los Pumitas son la base desde la que se va a cimentar todo y desde ahí para abajo, el resto de los jugadores juveniles de los seleccionados con cierta proyección y también, jóvenes jugadores en determinados puestos muy específicos que por alguna característica tienen un potencial de desarrollo, forman parte del Plan de Alto Rendimiento en cada una de las sedes o Centro regionales.

Ese sería, sin demasiada profundidad, cómo es la pirámide hasta llegar al máximo nivel posible.

Por eso es tan importante saber cómo va a ser el plantel de los PampasXV que viajará a Sudáfrica en esta temporada. Repasemos…

Después de ir a los entrenamientos, ver el partido y haber conseguido información de diversas fuentes (hasta hoy, miércoles) el plantel tendría, en principio, más de 30 convocados, pero no viajarían todos juntos. Es decir: se nombrarían más de treinta, pero algunos volverían a mitad de la Vodacom para que los restantes puedan viajar en su lugar.

Iremos repasando puesto por puesto.

Los Pilares serían Nahuel Lobo, Bruno Postiglioni (va como Izquierdo, pero puede jugar en las tres posiciones), Ramiro Herrera, Juan Gómez y hoy, faltaría un lugar. Se lo disputan varios: Sáenz Lancuba, Piccinini, Castellina y hasta Matías Díaz (un enorme proyecto de pilar derecho, jugador de Los Pumitas que tiene edad todavía para un Mundial más).

Los dos hookers están: son Martín García Veiga y Emiliano Coria.

La segunda línea no ofrece dificultades porque los tres son parte del proceso de Alto rendimiento y han rendido aceptablemente siempre: Mariano Galarza (será el capitán en la primera parte), Matías Alemanno y César Fruttero. Acá hay que agregar un detalle muy importante: Galarza está enchufadísimo (está en 115 kilos) y la buena noticia es que, además de jugar de 4, puede jugar de de 5, un puesto para el que se requería un jugador urgentemente.

En la Tercera línea, tampoco hay dificultades. Hay dos jugadores que seguro van en la segunda mitad de la Vodacom. Ellos son Julio Farías (será el capitán de los PampasXV cuando llegue a Sudáfrica) y Leonardo Senatore. El resto de la tercera línea la componen Benjamín Macome, Tomás de la Vega, Rodrigo Báez, Lisandro Ahualli, Rodrigo Bruno, Javier Ortega Desio y, casi con seguridad, Pablo Matera.

Los medioscrums: Tomás Cubelli y Martín Landajo.

Aperturas: Santiago González Iglesias es uno. Sin dudas, el “Rete” va. Pero el otro que sería titular, Benjamín Madero, aunque ya está de alta tras su operación y correspondiente recuperación, tiene muy poco rugby encima. Y Patricio Fernández, el juvenil rosarino del M20, la rompió en la concentración senior y eso plantea un serio interrogante. ¿Llevarlo o no llevarlo? Seguramente viaje y si lo hace, será al principio. Es una posibilidad nada descabellada…

Los centros que van a Sudáfrica son cuatro y aunque algunos estén con el Seven, van. Dos tucumanos y dos rosarinos: Matías Orlando, Javier Rojas, Jerónimo de la Fuente y Juan Pablo Estellés, respectivamente, son los candidatos.

En la puntas y en el fondo de la cancha, es donde hay mayores posibilidades de algunos cambios. Hoy, serían Manuel Montero, Facundo Barrea y Matías Masera están. También Ramiro Moyano. Santiago Cordero, para muchos la joya de la Corona, al tener edad para Los Pumitas haría lo mismo que Matera (viajaría en la primera parte). Y después para un solo lugar, hay varios nombres: Dan Isaack, Lucas Devincenzi, y otro que está en el Seven: Matías Moroni. También está en esta puja otro que gustó a todos en la Concentración del sábado: Ignacio Brex.

Los Seniors se juntan la semana que viene en Rosario (van a entrenar en el complejo de Rosario central en Granadero Baigorria) y después de esa concentración, se dará el plantel para Sudáfrica.

Se acerca la Vodacom y ya empezamos a estar nerviosos…

Encuesta

¿Quiénes deben ser los nuevos contratados por la Unión Argentina de Rugby?

Como ya había cuatro posibles candidatos para cuatro lugares (hasta completar los diez), con la partida de Leo Senatore al Worcester Warriors, habrá un lugar más, por lo cual, serían cinco los nuevos fichajes en la Unión Argentina de Rugby.

Pueden pasar por nuestro Facebook (tenemos, aunque no parezca!) y contestar allí la pequeña encuesta.

http://www.facebook.com/HablemosDeRugby

¿Y si de repente, son todos esos? Ah…

Y, posible, es posible.

PampasXV versión Enero

Hoy empiezan la concentración 40 jugadores del plantel Senior (hay juveniles también, y hay ausencias para esta primera reunión en LPRC) que tienen como meta principal ganarse un lugar en los Pampas XV que van a disputar la Vodacom Cup 2013 en Sudáfrica (tal vez la última que dispute este equipo).

Daniel Hourcade y el Staff técnico de Los Pumas casi en pleno estarán trabajando la semana completa (hasta el 26/1) con estos jugadores, algunos de los cuales son verdaderas sorpresas.

  1. Lisandro Ahualli de Chazal, Universitario Tucumán, Octavo.
  2. Lucas Alcácer, SIC, Medio scrum.
  3. Matías Alemanno, La Tablada, Segunda Línea.
  4. Rodolfo Ambrosio, Tala RC, Medio Scrum.
  5. Rodrigo Báez, Liceo RC, Ala.
  6. Facundo Barrea, Córdoba Athletic, Wing.
  7. Tomás Borghi, SIC, Segunda Línea.
  8.  Ignacio Brex, San Cirano, Centro.
  9.  Rodrigo Bruno, Jockey Club de Villa María, Ala.
  10. Juan Cappiello, Pucará, Centro.
  11. Ariel Castellina, UniversitarioTucumán, Pilar.
  12. Matías Cima, Universidad de Maryland (USA), Centro.
  13. Santiago Cordero, Regatas de Bella Vista, Fullback.
  14. Emiliano Coria, Lince RC, Hooker.
  15. Tomás Cubelli, Belgrano Athletic, Medio scrum.
  16. Tomás De la Vega, CUBA, Ala.
  17. Lucas Devicenzi, Club Champagnat, Wing.
  18. Joaquín Díaz Bonilla, Hindú Club, Apertura.
  19. Juan Pablo Estelles, Atlético del Rosario, Centro.
  20. Patricio Fernández, Jockey Club Rosario, Apertura.
  21. César Fruttero, Jockey Club de Villa María, Segunda Línea.
  22. Santiago González Iglesias, Asociación Alumni, Apertura.
  23. Mariano Galarza, Universitario de La Plata, Segunda Línea.
  24. Martín García Veiga, Buenos Aires C&RC, Hooker.
  25. Juan Gómez, Los Matreros, Pilar.
  26. Ramiro Herrera, Hindú Club, Pilar.
  27. Dan Isaack, Jockey Club Rosario, Wing.
  28. Martín Landajo, CASI, Medio Scrum.
  29. Nahuel Lobo, Estudiantes de Paraná, Pilar.
  30. Benjamín Macome, Tucumán RC, Ala.
  31. Gonzalo Manso, Tucumán RC, Hooker.
  32. Matías Masera, Belgrano Athletic, Wing / Fullback.
  33. Pablo Matera, Asociación Alumni, Ala.
  34. Manuel Montero, Pucará, Wing.
  35. Javier Ortega Desio, SIC, Ala.
  36. Joaquín Paz, Córdoba Athletic, Centro.
  37. Francisco Piccinini, SIC, Pilar.
  38. Lucas Ponce, CUBA, Segunda Línea.
  39. Bruno Postiglioni, La Plata RC, Pilar.
  40. Juan Simón, Cardenales RC, Ala / Segunda Línea.

¿Se animan a formar un equipo con estos nombres? Les aseguro que se pueden armar varios y todos son equipazos, muy competitivos. Pero lo que hay que recordar siempre, es que lo más importante que tienen los PampasXV es abastecer a Los Pumas de jugadores para el más alto nivel. 

Agridulce

Así fue el debut de los Standard Bank PampasXV en la Vodacom Cup del 2012, con derrota ante Eastern Province Kings por 34 a 26.

De movida, el sabor es más agrio que dulce. El line, mal. El scrum, mal hasta que entraron Nahuel Lobo de 3 y Aráoz de 1.

Postiglioni, que se calme, es un jugadorazo, pero sintió la presión hoy de demostrar que su contratación x parte de la UAR es justificada e hizo todo al revés. Solo a chocar, torcidas y mal en el line y flojo en el fijo.

La segunda línea no gravitó: Ni Guzmán ni Galarza pudieron ni en ataque ni en defensa.

La tercera línea, bien es términos generales: Leonardi y Báez (que ingresó por Farías a los 3m del ST) jugaron para 7 puntos. Leonardi tuvo también algunas falencias en el contacto y sobre todo, en la continuidad del juego profundo, cuando lo hubo.

Eso fue clave… la pelota nunca (salvo en los primeros 20′ del PT) salió limpia y rápida. Siempre lenta y sucia. Fue un equipo al que le faltó la cohesión y el rodaje previos que sí tuvo antes de la Vodacom 2011. Se notó mucho eso.

La conducción fue 4 puntos. Bien Landajo esos 20 min iniciales, pero después desapareció y su aporte fue nulo. Rete González Iglesias salvo con su patada certera, no gravita como apertura. No es de los que me conmueven.

En general, los backs, como el resto del equipo, fueron la flor y nata del partido con velocidad, profundidad y precisión en ese fulgurante inicio, pero después se apagaron al unísono del resto.

Demasiados penales otra vez. Pero, a diferencia del 2011, este árbitro no tuvo una actuación deslucida ni parcial. Gran porcentaje de los cometidos, lo fueron y será cuestión de aceitar el timing en la llegada a los rucks, sin dudas, el lugar en el que más infracciones se cometieron.

Atención: se jugó contra un equipo que, si bien no parece ser gran cosa en términos rugbísticos (hablamos de floreo y virtuosismo) tiene una potencia y una cohesión en el pack (sin dudas, SU arma) que terminó por doblegar a los PampasXV.

Cuando hubo dinámica, vértigo, precisión, profundidad aire y orden, los argentinos hicieron notar que este equipo puede imponer condiciones y puede ser un equipo de jerarquía.

Cuando empezaron las infracciones, las distracciones, el desorden, la falta de pelota y territorio, la frustración y el cansancio por los nervios del debut, el equipo perdió el rumbo y fue dominado por un pack rústico y muy fuerte con un medioscrum (Oeslchig) que controló los tiempos.

Sin dudas, las entradas de Báez, Lobo, Cubelli y Aráoz (Orlando jugó poco pero bueno y todas en el segundo tiempos) fueron una bocanada de aire fresco.

Otro dato importante: no se fue a la Vodacom a ganar invicta, sino que se formó un nuevo grupo para formar jugadores con la vista puesta en Los Pumas y las ventanas de Junio y Noviembre. Se vino a probar alternativas. Esa es la estrategia. El que crea que los PampasXV son una fraquicia en la que el resultado lo es todo, debe girar su opinión 180º o moriri con el típico exitismo argentino unútil.

Debut agridulce pero como todo lo agridulce, hay gente a la que le gusta y hay gente a la que no.

Seguramente, el próximo partido va a tener otro sabor. Mucho más amable, por cierto.

EA