KINGS PARK (I)

Por Eugenio Astesiano

No sabemos si es la versión (I) de algo que va a tener muchas versiones, o si es la primera de algunas, o la primera y última. Lo que sí sabemos es que adherimos a la idea que como periodistas que somos, hoy abocados al rugby pero periodistas al fin, coincidimos en que debatir de algunos temas todos juntos para compartirlos luego en nuestros medios y hacer que nuestras voces se multipliquen era algo que tenía y tiene sentido en estos tiempos.

Por eso, Federico Espósito (Tucumán), Lisandro Olearo (Rosario), Juan Pablo García (Mendoza), Martín Quetglas (Córdoba) y quien suscribe dimos este primer paso. Veremos qué sale.

Por lo pronto, lo disfrutamos. Y ser los primeros en hacerlo tiene lo suyo también.

¿El nombre? Se le ocurrió a Fede. Conciso, bien rugbístico.

Capítulo I: ¿Qué va a pasar con el rugby argentino en 2020?

Noviembre 2019 es más que la Zona de la Muerte

Por Eugenio Astesiano

Noviembre es mes de rugby. Seguirá siéndolo, seguramente, no importa qué sea lo que cambie en el calendario internacional en los tiempos por venir. Noviembre siempre estará emparentado al rugby. Este año hubo final de Mundial el 2 y ya arrancaron la Heineken y la Challenge en Europa.

Para Argentina, la gira de Los Pumas de noviembre siempre fue importante y, por donde fuere que le tocase jugar en Europa, marcaba el final de la temporada del rugby de élite. Este año, ese Tour se reemplazará por otras cosas no menos importantes. Diríamos, tanto o más.

Lo que va a pasar en apenas unos días en Argentina y Sudamérica es inédito, pero no ha llamado tanto la atención al menos hasta ahora porque ha habido silencio o información a cuentagotas, decisión que se ha mantenido firme y a rajatabla.

Finalmente, la lista de los convocados por el staff de Jaguares para arrancar el camino rumbo al 2020 de poco más de cuarenta jugadores, saldrá el jueves. Y sólo puede sorprender a la gente que se acerca ocasionalmente al rugby. Algún que otro nombre, tal vez, pero si se siguió la Currie Cup, no.

Como sea, que Jaguares empiece su pretemporada en apenas una semana habla de lo que significa que la rueda del rugby no pare. Jaguares cambia de casa y eso es bueno, pero algunas cosas no cambian y una de ellas es la incertidumbre reinante entre algunos de los jugadores.

El plantel va a tener algunos invitados tal como ha ocurrido en el inicio de la temporada 2019, pero lo que asombra es que todavía algunos jugadores no saben que va a pasar con ellos.

En estricto off the record, hay preocupación de ambas partes: por el lado UAR y por el lado de los jugadores. A estas alturas la UAR ya debería tener el toro por las astas, todo firmado, dicen, de los dos lados del mostrador. Y “todos los jugadores, antes de que empiecen los entrenamientos, deberían tener un vínculo de algún tipo con la unión” manifestó una altísima fuente consultada.

Se puede hablar de falta de previsión para con algunos jugadores, pero también de cautela.

Por supuesto, a algunos jugadores le han llegado ofertas. En algunos casos, suculentas y en otros, menos importantes en el número final pero interesantes para evaluar. Y por supuesto, las demoras corren en contra de la UAR que también corre en contra de la malograda economía argentina. Imposible pensar en mediano plazo, todo se va modificando con el correr de las semanas, cotizaciones mediante. Nadie lo tiene fácil. Todos hacen cuentas.

Uno de los protagonistas no sale de su asombro. Quiere quedarse para jugar en el país “un rugby profesional de alto nivel como no hay otro. También entrenar en ese nuevo lugar de entrenamiento que todos aseguran que está bárbaro, sí. Pero cosas básicas a estas alturas como tener un contrato en la mano para leerlo al menos… no. No nos gusta la incertidumbre. Y así es muy difícil no mirar lo que nos ofrecen desde el exterior“.

Y no sólo Europa. Las cinco franquicias de la Liga Sudamericana también van a necesitar jugadores argentinos. El equipo que estará basado en Córdoba y tendrá el apoyo de un inversionista de Rosario por supuesto tendrá jugadores con experiencia, pero en Paraguay, Chile, Uruguay y Brasil además de jugadores de dichas uniones, seguramente otros argentinos serán requeridos. Es verdad que muchos podrán ser contratados por los meses que demande la competición (lo que les abre las puertas a hacer temporada doble a aquellos que se destaquen y reciban ofertas de Europa) pero no todos tendrán la misma suerte.

Los jugadores de la franquicia para la Liga van a tener contrato central de la UAR y la lista saldrá, a más tardar, la semana venidera“, confirmó la misma fuente. Los cuarenta y poquito que vayan a Jaguares no van a estar en la otra franquicia, es de prever.

Sin lugar a dudas, en este sentido se plantean por delante nuevos escenarios por los que la UAR (y todo el rugby sudamericano) no han transitado antes.

Sobre la liga: los dos partidos de cada fecha de la Super Liga Sudamericana van a jugarse los días viernes. Arrancará el viernes 28 de febrero y serán de ida y vuelta, con lo que se estima su finalización allá por mediados de mayo con semifinales y final.

En su momento, la UAR manifestó que la unión iba a tener que contratar al menos 32 jugadores más para afrontar la temporada 2020. Hoy, con dos franquicias sudamericanas menos a las proyectadas originalmente (iban a ser siete, pero finalmente serán cinco) por ahí no lleguen a ser tantos porque originalmente la Liga, que iba a requerir entre 210/220 jugadores, ahora tendrá sesenta jugadores menos, aproximadamente.

Sudamérica está pasando por un momento convulsionado en muchos aspectos y el rugby no es ajeno a estas circunstancias. Pasos firmes y sobre seguro para todos, parece ser la mejor manera de encarar las cosas.

Por eso, que en este contexto la UAR vaya a tener cerca de setenta jugadores contratados, es casi un milagro. Por eso cuando en este espacio se aseguró que el Mundial era importante pero que de ninguna manera era trascendente para el futuro mediato del rugby argentino, estábamos en lo cierto.

El rugby argentino tiene por delante desafíos muchos más grandes que sortear que una zona de la muerte.

Parte II de “Tigre, Ezeiza, Campana o Pilar. Ninguno”. Responde Marcelo Rodríguez

El artículo que publicamos en el día de ayer, miércoles 4 de septiembre, titulado “Tigre, Ezeiza, Campana o Pilar. Ninguno” intentó describir cómo fue el derrotero de la UAR, en los últimos nueve años, con diferentes intendentes del conurbano y el Estado Nacional por la (fallida) cesión de terrenos para la construcción de su Centro Nacional de Rugby.

Marcelo Rodríguez, Presidente de la UAR, nos contactó y nos envió un texto que era en realidad, respuesta al artículo antes mencionado. Por eso, nos parece atinado y adecuado compartir su palabras, a continuación.

——————-

Estimado Eugenio
Me permito hacer un comentario a esta nota y es que la UAR siempre propuso adquirir esos predios pagando lo que la tasación oficial de mercado fijara. Nunca quiso quedarse gratis con nada y ademas en esos predios invertir varios millones de dolares totalmente propios sin pedirle al Estado nada.

Lamentablemente, por razones políticas o por oposición de vecinos que se sintieron afectados por la construcción de un centro de Rugby destinado a todos los clubes del país, esto no se ha podido ejecutar hasta el momento.

No bajaremos los brazos y seguiremos buscando un lugar donde poder concretar la inversión de infraestructura mas importante de todo el Rugby Argentino que busca un fin social sano como es la practica de un deporte que esta fundado en valores irrenunciables como los sueños de todos los hombres y mujeres que lo practicamos.
Un abrazo
Marcelo

——————-

Hablemos de Rugby nunca dudó sobre esto. Está claro que la UAR iba a pagar por esos terrenos, no que los iba a conseguir gratis o con una cesión de derechos por x cantidad de años. Invertir varios millones de dólares en infraestructura, en terrenos que no serán propios, parece algo irracional. Por el contrario, nos consta que la UAR tiene destinada una suma de dinero para comprar y construir. Lo que la Unión ha buscado es evitar intermediaciones y pagar comisiones a una o varias inmobiliarias, que le suban el valor a los terrenos.

A estas alturas, time is money. vale preguntarse si no será por ahí ya más sano, práctico y -sobre todo- rápido para la UAR hacerlo por las suyas, que esperar y ponerse a tiro de otro resultado negativo -con engaño o promesa incluida- de algún político de turno.

Entrevista a Pancho Rubio (parte 2) con números, nueva franquicia y más

Si, es la segunda parte que había quedado pendiente. Como es muy pero muy extensa para leer en su totalidad y algunos pidieron si por favor se podía segmentar, hacemos caso a la sugerencia. Para los que no leyeron la primera parte, es acá.

Por Eugenio Astesiano

PARTE 2 (viene del post anterior)

¿Me podés decir la cantidad de jugadores que están participando en los Centros de Rugby y Academias?

Cada Centro de Rugby (CdR) debe tener aproximadamente, entre 40 y 50 jugadores. Ese cálculo va a dar 750/800 jugadores. Repito por las dudas que los CdR son de las Uniones provinciales, por eso el “aproximadamente”. Sí, dentro de las Academias UAR a nivel país, hoy en día, tenemos 323 jugadores en sistema de Alto Rendimiento. Si a ellos les restamos los 38 de Jaguares, llegamos a 285, de los cuáles 28 son mujeres y 257 varones. Nosotros tenemos detectados chicos desde M17 y van a las Academias sólo aquellos que han finalizado su actividad escolar – que ya hayan egresado o estén comenzando sus estudios universitarios o terciarios-. La política que utilizamos es que los que van al colegio tienen que ir al CdR, porque su actividad arranca más tarde, a eso de las 17, 17:30 y por eso son importantes los CdR para nosotros. En las Academias UAR no otorgamos justificativos ni firmamos ningún papel para que el chico falte al colegio, de ninguna manera. Tal vez hay algunos chicos que tienen escolaridad simple y por ahí pueden ir a la Academia a la tarde o a la mañana, depende. Pero eso es una vez al mes.

Eso de “Juancito no fue a clase porque ha concurrido a la Academia UAR”, no corre.

No. No fomentamos que se ausenten. No lo estimulamos, ni lo justificamos. No queremos que dejen el colegio. Queremos que estudien. Que vayan, que vayan a la facultad, que sigan sus estudios. El rugby es algo complementario en sus vidas.

La palabra Academia tiene otra impronta y se ve que se pusieron firmes en esos temas.

Es que muchas veces cuando hablamos de Academia nos terminamos circunscribiendo sólo desde lo rugbístico, pero es mucho más que eso y por eso lo de Academia. Por supuesto que hay rugby, pero van allí y se los controla, se los mide, se conversa con ellos… Los chicos que van tienen garantizada la atención médica, nutrición, kinesiología, seguimiento de estudios… Lo que se hace en muchos casos es también que los Managers hablen con los PFs de sus clubes para ver cómo están, cómo los ven… y lo mismo, con sus entrenadores. Es algo integral.

Es más fácil hacer esto en otras uniones que en la URBA. Me refiero por la cantidad, la detección, el ir a cada club. Es como un universo paralelo .

Si. Hay pros y contras. Por un lado, hay una gran cantidad de jugadores y por otro, es más complicado ir a los clubes.

¿Cuál es el objetivo de la UAR para el próximo cuatrienio para el Alto Rendimiento UAR?

Nuestra misión es formar personas. Parece discurso y parece obvio, pero creo que aún siendo obvio, hay que decirlo. Después de eso, formar mejores jugadores para los distintos seleccionados y equipos y para aquellos que no puedan llegar, que puedan expresar su mejor versión en sus clubes. Hoy, nuestros jugadores, el pathway que tienen es, lo primero, tener la oportunidad de jugar en el seleccionado juvenil M18. Hemos vuelto a reactivar nuestras relaciones con Sudáfrica (donde vamos a jugar en Agosto venidero). Luego de los juveniles, la idea es que puedan generarse un lugar en la nueva franquicia para la Liga Sudamericana, la idea es que puedan seguir desarrollándose ahí…

La nueva franquicia, en definitiva, ¿sería como “la Academia de las Academias UAR”?. ¿Un lugar de desarrollo de élite, podemos decir?

… no lo había pensado así, pero sí. Podemos decirlo así.

Eventualmente, ¿pueden aportar jugadores a las otras franquicias? 

Si. Y remarco algo importante. Tenemos según nuestro último censo, ciento veintidos mil jugadores fichados en el rugby argentino y sólo se involucrarían en esto poco más de cincuenta jugadores. Ni en terminos numéricos ni en términos porcentuales representa algo significativo, apenas el 0.45%. Creo realmente que en el crecimiento paulatino que estamos teniendo, pese a que estamos de todas formas muy atrás del resto. Si tomamos como base mínima un número de 200 jugadores profesionales, tenemos sólo 38 en esa condición y otros 30 becados, que lo que se hace es darles facilidades para que tengan la posibilidad de poder entrenar y estudiar y además, un ingreso chico -la beca-.

¿Los que van a la Currie Cup están bajo esa condición?

No todos. Hay un mix. Hay jugadores que están invitados. por eso… todavía no tenemos una base firme profesional.

Hay jugadores como Santiago Grondona, que habían dejado el sistema y ahora volvieron. Eso también se contempla.

Y hay otros como el de Benjamín Bonasso (3ra línea, Newman, URBA) que decidió darse de baja para seguir con sus estudios. Está perfecto. Él era tenido en cuenta para Argentina XV y Jaguares XV y decidió dedicarse al estudiar.

Reformulo la pregunta entonces… ¿parte del plan de la UAR para 2020/2023 es incrementar la base de jugadores profesionales. ¿Pasar de 38 a 80, 90?

Va a haber más contrataciones, por supuesto. Puedo decir que seguro va a haber otro grupo de 38, 36 jugadores profesionales más. Hoy, una franquicia necesita de esa cantidad de jugadores. El año que viene esta franquicia va a jugar la Super Liga Sudamericana, la Nations Cup y la Americas Rugby Championship. Va a tener mucha actividad. Y la ARC va a ser un torneo clasificatorio para el próximo mundial. En dos años van a jugar la clasificación para Francia 2023 junto a los mejores equipos posibles que puedan poner en cancha Estados Unidos, Uruguay y Canadá. Ahora va a tener una consideración especial, de muchísimo más nivel. Nadie va a regalar nada ahí.

De 1 a 10, ¿cómo ves al rugby argentino de clubes, hoy?

Yo lo veo muy bien. No puedo decir un número. La medida son los jugadores que directamente de los clubes juegan en algún seleccionado. Se me viene a la mente Francisco Gorrisen. Hace 3 años era casi imposible que eso pase. Hoy no. La URBA tiene un muy buen torneo, sinceramente. Muy buen nivel. Y se está trabajando fuerte para ver nuevas opciones y formatos para que los diferentes campeonatos regionales y provinciales puedan acompañar ese crecimiento de nivel.

Entrevista (muy extensa) a Pancho Rubio

Por Eugenio Astesiano

Primera parte de una extensa entrevista que Hablemos de Rugby realizó con Francisco “Pancho” Rubio, Director de Rugby de la UAR sobre el estado de situación de las Academias UAR, qué son, para que sirven los Centros de Rugby, la relación UAR-Clubes y mucho más.

¿Dónde estamos parados con los Pladares/Academias UAR? ¿Cuál es el estado de situación hoy?

A diferencia de lo que veníamos haciendo, que era lineal- empezaba en los clubes y terminaba en Los Pumas, es decir, el desarrollo específico de los jugadores, que era lo mandatorio en aquel momento, allá por el 2009, hoy nosotros básicamente tenemos una organización que avanzó hacia un segundo paso. Básicamente, es dejar de ser lineal para convertirlo en un desarrollo circular. Esa es la finalidad de las Academias UAR.

¿Qué significa eso? ¿Convertirlo en un circulo virtuoso?

Exacto, de retroalimentación. Que el mismo sistema colabore en la formación de todos los actores no sólo ya de jugadores. Queremos que lo que nace en el club, termine también en el club de alguna forma. Jugadores y no sólo jugadores que iniciaron este proceso ya han comenzado a cerrar de a poco este círculo. Tal vez algunos no lo vean, porque recién está empezando a pasar y va a tomar un tiempo, pero es ahí hacia donde pretendemos ir.

¿Leo Senatore puede ser un ejemplo?

Puede ser un ejemplo, si. Bueno… no quiere decir que todos regresen a jugar o a entrenar la primera específicamente. Pueden regresar y colaborar con alguna división. Estamos en ese proceso. Desde nuestro lado, lo que estamos haciendo con la incorporación del entrenador referente, desde hoy una comunicación directa con los clubes desde los centros, todos están invitados a participar de entrenamiento, concentraciones.

¿Esto requiere un previo paso por la la unión provincial, o ya no?

Siempre estamos invitando e informando a la unión provincial lo que vamos a hacer. Sería muy engorroso que toda la comunicación pase por ellos si tenemos que comunicarnos con un entrenador, o lo que fuese. Sí, les avisamos previamente a las uniones cuál iba a ser nuestra metodología. Y ellos estuvieron todos de acuerdo. Eso lo informamos en la reunión de Presidentes de uniones. Se acortan pasos burocráticos. Academia quiere decir “repartir el conocimiento” y en eso estamos, en hacerlo cada vez más amplio. Hoy, todos los entrenadores del panel UAR -todos es todos- están brindando conocimientos en las diferentes regiones y uniones. Pasan por las Academias y los Centros de Rugby divulgando aquello que hace falta y que es el mensaje rugbístico que bajamos a todos.

Perdón, pero no lo aclaramos de entrada: las Academias UAR, puntualmente, son las que eran hasta el año pasado, los Pladares. Buenos Aires, Centro, Litoral, Oeste y NOA.

Si. No es un cambio sólo nominal, El cambio es estructural, es más profundo. Es un cambio también desde el conocimiento y de cómo y de qué forma se transmite. Es allanar el camino a la información y formación.

¿Y por qué este cambio ahora?

Fueron pasos que se fueron dando. No quiere decir que lo de antes estuvo mal y lo de ahora está bien. Antes había otras necesidades, que ya fueron cubiertas y ahora apuntamos a otra fase, que necesitamos comenzar a cubrir, a profundizar. El tercer paso serán los Centros de Rugby, para dotarlos y que sean centros de capacitación donde se vuelque y derrame la información a los clubes.

Es decir.. la idea es descentralizar de a poco.

No, no es exactamente eso. Es un poco más ambicioso. No va a dejar de existir el centro ni la academia. Antes, no había un link Club – Centro de Rugby. Por ejemplo… en el futuro, los entrenadores van a ir a capacitarse directamente al Centro de Rugby. Hoy, van a la Academia. Ese tercer paso es dotar a los centros de Rugby de esa potestad. Hoy, los Managers de las Academias van a los Clubes. Una vez por semana van a algún club. Eso, en el futuro, lo van a hacer los Directores de Centros.

Hay diecisiete centros de Rugby en el país, cada uno con un director de centro. ¿Los Centros (CdR) dependen completamente de las uniones provinciales?.

Sí, pero bajo lineamientos UAR en lo que refiere a capacitación y enseñanza. Nosotros hacemos con ellos -los directores- tres capacitaciones anuales en la que volcamos info y conocimientos, evaluamos, reforzamos y discutimos métodos. Lo que queremos es que eso no se quede en el CdR. Queremos que esa capacitación vaya, se distribuya a los clubes. Entonces, va a llegar un punto en que el jugador, en lugar de ir al CdR, va a ser al revés… el Director del CdR va a ir al club. Vamos a invertir esa variable, porque va a ser más beneficioso que uno vaya donde están los jugadores. Eso va a traer un ahorro importante de recursos para todos. El jugador va a dejar de movilizarse, con el consiguiente gasto de tiempo y dinero que implica para aquél a quien en definitiva queremos ayudar y a través de él, al club. ¿Ya está en su club? Vayamos al club.

¿Cómo se determina hoy cuál jugador puede ir al Centro de Rugby y cuál no?

Hoy, dentro del proceso que llevamos adelante, todos los jugadores de M15 al menos una vez tendrían que pasar por un CdR. Esa es la idea originaria: que todos los Directores de Centro conozcan a todos los jugadores. Que hayan podido pasar implica que les hayan podido dar una charla de lo que significa el rugby de AR, buenas costumbres, buenos hábitos… construir una pequeña base para lo que viene después.

Pero hoy no van todos los M15 a los Centros…

No. En M15 no es selección de jugadores. En realidad, es libre albedrío del entrenador de cada división. A partir de M16 o M17 sí, los entrenadores mandan a los jugadores según un tipo de perfil que hemos bajado a a los CdR y dentro de ese perfil tratamos de que se busque lo mejor posible y se trabaja sobre las destrezas de esos jugadores. Ahí ya se viene el Argentino M18 y allí si es donde empezamos el proceso de selección para el seleccionado M18 que juega el sudamericano. Esa es la primera instancia de un jugador con potencial, pero no quiere decir nada que esté o no. Este seleccionado tiene actualmente a Lucas Borges y Álvaro Galindo como responsables (NdlR: en Agosto próximo Los Pumitas M18 viajarán a Sudáfrica para jugar un torneo con sus similares de Inglaterra, Francia, Gales y el SA Schools y SA Schools A, en Boland).

Álvaro es a la vez, el Manager de la Academia del NOA. Es compatible entonces que lleve un Manager adelante ambas tareas.

Sí. Y creemos que todos los Managers son perfectamente compatibles para estar colaborando con Lucas en esa función. Tanto Martín Amón (Buenos Aires) Miguel Bertranou (Oeste), Galo Álvarez (Centro) y Nicolás Galatro (Litoral) tengan mucha participación en el M18, porque son los que más conocen a los jugadores. De hecho los Managers, todos, vienen a las Concentraciones Nacionales Juveniles. Queremos que el trabajo en equipo siga creciendo: que los directores de centros trabajen con los entrenadores de los clubes. También, mancomunadamente con los Managers y a su vez estos con los entrenadores nacionales.

PARTE 2

¿Me podés decir la cantidad de jugadores que están participando en los Centros de Rugby y Academias?

Cada Centro de Rugby (CdR) debe tener aproximadamente, entre 40 y 50 jugadores. Ese cálculo va a dar 750/800 jugadores. Repito por las dudas que los CdR son de las Uniones provinciales, por eso el “aproximadamente”. Sí, dentro de las Academias UAR a nivel país, hoy en día, tenemos 323 jugadores en sistema de Alto Rendimiento. Si a ellos les restamos los 38 de Jaguares, llegamos a 285, de los cuáles 28 son mujeres y 257 varones. Nosotros tenemos detectados chicos desde M17 y van a las Academias sólo aquellos que han finalizado su actividad escolar – que ya hayan egresado o estén comenzando sus estudios universitarios o terciarios-. La política que utilizamos es que los que van al colegio tienen que ir al CdR, porque su actividad arranca más tarde, a eso de las 17, 17:30 y por eso son importantes los CdR para nosotros. En las Academias UAR no otorgamos justificativos ni firmamos ningún papel para que el chico falte al colegio, de ninguna manera. Tal vez hay algunos chicos que tienen escolaridad simple y por ahí pueden ir a la Academia a la tarde o a la mañana, depende. Pero eso es una vez al mes.

Eso de “Juancito no fue a clase porque ha concurrido a la Academia UAR”, no corre.

No. No fomentamos que se ausenten. No lo estimulamos, ni lo justificamos. No queremos que dejen el colegio. Queremos que estudien. Que vayan, que vayan a la facultad, que sigan sus estudios. El rugby es algo complementario en sus vidas.

La palabra Academia tiene otra impronta y se ve que se pusieron firmes en esos temas.

Es que muchas veces cuando hablamos de Academia nos terminamos circunscribiendo sólo desde lo rugbístico, pero es mucho más que eso y por eso lo de Academia. Por supuesto que hay rugby, pero van allí y se los controla, se los mide, se conversa con ellos… Los chicos que van tienen garantizada la atención médica, nutrición, kinesiología, seguimiento de estudios… Lo que se hace en muchos casos es también que los Managers hablen con los PFs de sus clubes para ver cómo están, cómo los ven… y lo mismo, con sus entrenadores. Es algo integral.

Es más fácil hacer esto en otras uniones que en la URBA. Me refiero por la cantidad, la detección, el ir a cada club. Es como un universo paralelo .

Si. Hay pros y contras. Por un lado, hay una gran cantidad de jugadores y por otro, es más complicado ir a los clubes.

¿Cuál es el objetivo de la UAR para el próximo cuatrienio para el Alto Rendimiento UAR?

Nuestra misión es formar personas. Parece discurso y parece obvio, pero creo que aún siendo obvio, hay que decirlo. Después de eso, formar mejores jugadores para los distintos seleccionados y equipos y para aquellos que no puedan llegar, que puedan expresar su mejor versión en sus clubes. Hoy, nuestros jugadores, el pathway que tienen es, lo primero, tener la oportunidad de jugar en el seleccionado juvenil M18. Hemos vuelto a reactivar nuestras relaciones con Sudáfrica (donde vamos a jugar en Agosto venidero). Luego de los juveniles, la idea es que puedan generarse un lugar en la nueva franquicia para la Liga Sudamericana, la idea es que puedan seguir desarrollándose ahí…

La nueva franquicia, en definitiva, ¿sería como “la Academia de las Academias UAR”?. ¿Un lugar de desarrollo de élite, podemos decir?

… no lo había pensado así, pero sí. Podemos decirlo así.

Eventualmente, ¿pueden aportar jugadores a las otras franquicias? 

Si. Y remarco algo importante. Tenemos según nuestro último censo, ciento veintidos mil jugadores fichados en el rugby argentino y sólo se involucrarían en esto poco más de cincuenta jugadores. Ni en terminos numéricos ni en términos porcentuales representa algo significativo, apenas el 0.45%. Creo realmente que en el crecimiento paulatino que estamos teniendo, pese a que estamos de todas formas muy atrás del resto. Si tomamos como base mínima un número de 200 jugadores profesionales, tenemos sólo 38 en esa condición y otros 30 becados, que lo que se hace es darles facilidades para que tengan la posibilidad de poder entrenar y estudiar y además, un ingreso chico -la beca-.

¿Los que van a la Currie Cup están bajo esa condición?

No todos. Hay un mix. Hay jugadores que están invitados. por eso… todavía no tenemos una base firme profesional.

Hay jugadores como Santiago Grondona, que habían dejado el sistema y ahora volvieron. Eso también se contempla.

Y hay otros como el de Benjamín Bonasso (3ra línea, Newman, URBA) que decidió darse de baja para seguir con sus estudios. Está perfecto. Él era tenido en cuenta para Argentina XV y Jaguares XV y decidió dedicarse al estudiar.

Reformulo la pregunta entonces… ¿parte del plan de la UAR para 2020/2023 es incrementar la base de jugadores profesionales. ¿Pasar de 38 a 80, 90?

Va a haber más contrataciones, por supuesto. Puedo decir que seguro va a haber otro grupo de 38, 36 jugadores profesionales más. Hoy, una franquicia necesita de esa cantidad de jugadores. El año que viene esta franquicia va a jugar la Super Liga Sudamericana, la Nations Cup y la Americas Rugby Championship. Va a tener mucha actividad. Y la ARC va a ser un torneo clasificatorio para el próximo mundial. En dos años van a jugar la clasificación para Francia 2023 junto a los mejores equipos posibles que puedan poner en cancha Estados Unidos, Uruguay y Canadá. Ahora va a tener una consideración especial, de muchísimo más nivel. Nadie va a regalar nada ahí.

De 1 a 10, ¿cómo ves al rugby argentino de clubes, hoy?

Yo lo veo muy bien. No puedo decir un número. La medida son los jugadores que directamente de los clubes juegan en algún seleccionado. Se me viene a la mente Francisco Gorrisen. Hace 3 años era casi imposible que eso pase. Hoy no. La URBA tiene un muy buen torneo, sinceramente. Muy buen nivel. Y se está trabajando fuerte para ver nuevas opciones y formatos para que los diferentes campeonatos regionales y provinciales puedan acompañar ese crecimiento de nivel.

Días para recordar

Por Eugenio Astesiano

¿Son viernes y sábado -hoy y mañana- días importantes para el rugby argentino? Si. Pero de la misma forma, ¿Vale afirmar que han sido días importantes y valiosos los vividos y atravesados desde 2016 hasta acá? También.

La memoria selectiva y la inmediatez irritan. Hay, antes de hoy, más de 1560 días de trabajo duros, buenos, malos, mejores, peores, útiles, inútiles, de avance, de retroceso, de aciertos gloriosos y de fallos estrepitosos. Hubo días de alegría y otros de profunda desazón. Olvidarlos es muy injusto, porque fueron la base y el sustento para estar acá, hoy.

El año que viene, exactamente dentro de un año, el 19 de junio de 2020, cincuenta y cinco años después de la victoria de los primeros Pumas en Ellis Park ante Junior Springboks, ¿que iremos a decir?

Para ese entonces, ya habrá culminado y será recuerdo una nueva edición de la Americas Rugby Championship. También habremos tenido la posibilidad de disfrutar y ver el desarrollo de la primera edición de la Super Liga Sudamericana con seis equipos profesionales con una ingente cantidad de argentinos en sus filas. Hecho que será destacable y reseñable y que encenderá alarmas en mucho temerosos de un socavón en el rugby de clubes. Si falta la palabra amateur, es adrede. Para otros, será la posibilidad de trabajar haciendo lo que más aman hacer, que es jugar al rugby. Una salida laboral en un deporte, cerca de casa y con proyección. Nada mal en estos tiempos.

Dentro de un año, Jaguares estará por culminar la etapa regular del Super Rugby con -ojalá y nuevamente- escenario de playoffs por delante, aunque será momento de impasse y descanso para algunos porque Los Pumas -que sumarán nuevos jugadores- estarán disputando la ventana de junio mientras una nueva camada de Los Pumitas hará lo propio. Ellos habrán buscado igualar la clasificación a semis por el 1er puesto del 2019, seguramente con algunos nuevos jugadores camada 2001 y 2002 del M18 que por supuesto, ya habrá finalizado su competencia continental y por qué no, un gira. El Seven masculino disfrutará de un pequeño descanso antes del arranque de la pretemporada y preparación -esperemos que así sea- para los JJOO de Tokio y ojalá que el femenino, también.

Para esta época estaremos analizando quiénes deberán ir a jugar su segunda Currie Cup con JaguaresXV en una nueva experiencia en el torneo más antiguo del mundo. Por cierto, Si llegaron hasta acá, entre el domingo y el martes se dará la lista de convocados que, todo parece indicar, tendrá un mix de jugadores de la URBA y varias uniones del país, de Pumitas, de Argentina XV y también de Jaguares.

Hoy, Jaguares enfrenta a Chiefs por Cuartos de Final del Super Rugby y mañana, Los Pumitas juegan por el bronce ante los Junior Springboks.

¿Diremos dentro de un año… “te acordás”?

Deberíamos acordarnos. Aunque hoy nos importe sólo el resultado, el resultado es lo que estamos viendo. Por ahí no somos del todo conscientes.

Hoy, hagamos ese ejercicio: recordemos enero del 2016.

Contratos centrales UAR. No hay que preocuparse, sino ocuparse

Poner como primicia un rumor de enero pasado es poco serio. Y entonces, tras el acuerdo de Pablo Matera para jugar en Stade Francais, el de Martín Landajo y Santiago García Botta para hacerlo en Harlequins -todos tras el Mundial- la preocupación y las voces que se alzan son porque Tomás Lavanini se va a Leicester Tigers. ¿Qué hay atrás de esto? Contratos.

Por Eugenio Astesiano

Parece un Deja vu. Otra vez, comentarios fuera de lugar e impregnados de olor a naftalina dan cuenta de lo lejos que está el público de aceptar el funcionamiento del rugby profesional real en nuestro país.

Acá no hay amor por la camiseta o el país, solamente. También hay dinero en juego y en muchos casos para algunos jugadores, el suficiente para asegurarse un futuro mediato solvente o que les permita emprender algún negocio o trabajo a futuro. No debería ser difícil de entender. La carrera del jugador de rugby tiene fecha de inicio pero no de final y a veces, desafortunadamente, puede ser muy corta.

Entonces, ¿por qué juzgar o criticar en lugar de agradecer? Ya hemos hablado sobre este tema en su momento y además, si finalmente van a poder jugar en Los Pumas de todas formas ¿por qué preocuparse?

La respuesta suele ser “¿Pero en Jaguares, qué hacemos? Jaguares es profesional y no me representan porque yo banco el rugby amateur de clubes, pero ojo… si se van todos, nos vamos a comer carro todos los partidos y nos van a echar del Super Rugby como a Sunwolves…” Todos hemos escuchado más que menos estos planteos, posturas que mezclan doble standard y exitismo, tan común entre nosotros.

Surge a continuación otro tema que acá figura semi oculto, pero que en el resto del mundo del rugby profesional es de candente actualidad y naturalidad: Contratos.

Vale la aclaración: la participación de Jaguares en el Super Rugby está asegurada. Ese contrato no es un problema.

Otra cosa son los de los jugadores.

Jugadores de calidad, hay. Vayamos al caso de la segunda línea, para volver sobre el asunto que dio origen a este artículo: Lucas Paulos (2022), Guido Petti (2021) y Matías Alemanno (2020), contratados, siguen. Franco Molina y Santiago Portillo tienen becas y podrían pasar a ser contratados. Si bien el jugador de Los Tarcos ha jugado más como octavo, todo parecería indicar que su futuro profesional estará en la segunda línea.

De hecho, hay muchos de los becados que seguramente sellen su primer vínculo contractual con la UAR más pronto que tarde y para ello, vale mirar otra lista, que es la de jugadores a los cuáles sus contratos se les vencen a fines de 2019: Gonzalo Bertranou, Matías Moroni, Ramiro Moyano, Santiago González Iglesias y Joaquín Díaz Bonilla entre los backs y Nahuel Tetaz Chaparro, Enrique Pieretto, Julián Montoya y Juan Manuel Leguizamón entre los forwards.

Todos están negociando. ¿Renovarán todos? En principio, no.

Pero que haya jugadores detrás no quiere decir que el tiempo no corra y que haya que apurar los trámites.

Hablamos de los que podrían firmar su primer contrato contrato y cambiar de status en breve: Gaspar Baldunciel, Diego Fortuny, Lucas Favre y Nicolás Solveyra serían primeras líneas con las opciones abiertas. Lo propio para Santiago Montagner y Francisco Gorrisen como terceras líneas.

Felipe Ezcurra pasará sin dudas a ser contratado. ¿Lautaro Bazán Vélez tendrá su oportunidad en el XV? Ya es pieza clave del seven y podría pasar a tener contrato y que ¿Gregorio del Prete? ocupe su lugar con beca.

Entre los backs, la cosa parece más clara en la sucesión. Matías Osadczuk ya tiene firmado el suyo hasta 2022. Domingo Miotti, Santiago Chocobares, Agustín Segura, Lucas Mensa, Julián Domínguez e Ignacio Mendy tendrán indudablemente la posibilidad de rubricar sus nexos con la UAR porque por rendimiento, su futuro en Jaguares es inevitable. Y, en algún caso, tal vez hasta jueguen antes en el seleccionado nacional que en la franquicia como pasó en noviembre pasado con Vivas, Sordoni y Carreras.

Si todo sigue su curso, habría que tomar en cuenta a los actuales Pumitas del 2019 que pueden pasar a contrato derecho: Mateo Carreras y Juan Pablo Castro. Y hay que seguir muy de cerca el futuro de Bautista Pedemonte y Jerónimo Gómez Vara.

Repasemos: hasta 2022 ya firmaron contratos con la UAR el ya mencionado Paulos más Lucio Sordoni, Mayco Vivas, Javier Díaz, Rodrigo Bruni, Javier Ortega Desio como forwards y Osadzcuk y Santiago Carreras entre los backs.

Año clave va a ser el 2020 para renegociar, porque hasta 2021 han firmado 13 jugadores: Agustín Creevy, Tomás Lezana, Guido Petti, Marcos Kremer, Santiago Medrano y Juan Pablo Zeiss entre los delanteros y en los backs, Tomás Cubelli, Joaquín Tuculet, Sebastián Cancelliere, Bautista Ezcurra, Bautista Delguy, Emiliano Boffelli y Juan Cruz Mallía.

El actual capitán de Jaguares, Jerónimo de la Fuente, Matías Orlando y Alemanno, finalizan su vínculo en 2020.

Dentro de la cancha hay talento asegurado. Parece el momento indicado para poner todo el talento fuera de la cancha a disposición de la ingeniería para asegurarlo y el lugar de preocuparse por los que se van, ocuparse de los que se quedan.

 

 

 

 

Plan Rombo

En el entrenamiento de Argentina XV del día jueves 17 de enero, en la previa al reparto de pecheras -que en este caso, quienes no las llevaban parecían ser un esbozo de equipo titular con Corvalán, Zapata, Favre; Repetto, Portillo; Gorrisen, Bavaro, Ortíz de Rozas; Ezcurra, Roger; Cuccolo, Mensa, Osadczuk, Avellaneda; Segura– hubo varios ejercicios que tuvieron como objetivo el quebrar la defensa utilizando, como fue habitual durante 2018 en Jaguares y luego en Los Pumas, esos pases cortos antes del contacto con los jugadores que antes, con Hourcade jugaban “Apache” como relanzamiento de juego desde el breakdown.

Ahora, lo que se ha visto en los ejercicios y luego en el entrenamiento con pelota, es esto: los jugadores (A) que es quién recibe la pelota busca el pase rápido, corto y preciso a (B) que corre derecho y a último momento, antes de tomar contacto con la pelota, apunta al hombro interno de su defensor y busca el quiebre. Si hay quiebre, por supuesto, juego.

Si no hay quiebre y hay un nuevo ruck más adelante, esa estructura de rombo con (X) como el vértice que en el quiebre, acompaña y si no, se sitúa para ser nuevo posible primer receptor de pase.

A diferencia de Sexton como (X) por ejemplo, que tanto en Irlanda como en Leinster es quien pasa y sigue la jugada para reubicarse y continuar el movimiento.

¿Quiere decir esto que es una situación definitiva para continuar el juego? No, en absoluto. Por lo que hemos podido observar en los entrenamientos abiertos a la prensa especializada (dos de Jaguares y dos de Argentina XV, nada más) no es mucho lo que se puede observar, pero si, es posible deducir que esta plataforma permite diversas variantes.

Una vez que (A) toma contacto, puede haber pase interno a (C) o podría la estructura (A)-(B)-(C) ser señuelo y ser (X) el receptor para jugar hacia afuera, o (B) jugar la espalda de (C) hacia (X) que juega interno con (W)… todo, dependiendo del lugar de la cancha y la velocidad con la que se ejecute ese breakdown. Y por supuesto, qué hay enfrente.

 

 

Tres de tres

Dos entrevistas en nuestro canal de IVoox con entrenadores con nuevos roles en la estructura de la UAR: por un lado, ayer dialogamos en el programa con Andrés Bordoy, actual entrenador de forwards de Jaguares, sobre temas variados pero fundamentalmente, del scrum. El ex Section Paloise tiene muy en claro el material con el que cuenta, cómo trabajar y qué objetivos hay por delante.

También entrevistamos a Nacho Fernández Löbbe, ahora a cargo de Argentina XV, que tiene por delante una temporada muy cargada como nunca antes. Además de la Americas Rugby Championship que empieza en 15 días, tiene a mitad de año que afrontar el desafío de jugar la Currie Cup (First Division). De eso y más, en la primera parte de la entrevista, que tiene otras a develar en breve.

Para suscribirse a nuestro canal y tener acceso a contenidos exclusivos, el mismo tiene un valor simbólico de AR$65/ 1,49 Euros al mes.

Por último, desde hoy, Sol Iglesias será la nueva CEO de la UAR. La hija del mítico “Negro” Iglesias -que estaría muy orgulloso hoy- y no por el hecho de que sea una mujer la nueva mandamás del rugby argentino, sino por su larguísima labor, trayectoria y experiencia en la unión, asume su cargo con batallas duras y grandes desafíos por delante: en año mundialista por duplicado, viene primero el Mundial Juvenil en Rosario y Santa Fe y luego, el de mayores en Japón; también en el año del 120° aniversario de la UAR, tendrá que empezar a pensar en la ingeniería para la renovación de contratos con jugadores importantes y asegurarse a nuevos proyectos por al menos dos o tres temporadas y entre otras cosas, seguir de cerca la evolución del predio de Campana donde la UAR proyecta construir el Centro Nacional de Rugby que, desde su anuncio en mayo de 2017, por el momento ha avanzado en los planos y en el desmalezamiento del terreno.

 

Clicks Modernos del rugby profesional

Enero parece ser época de sumar, de acopiar. Hay una búsqueda de más clicks no por hacer el esfuerzo de contenido, brindar mejor info, datos o incluso, primicias. No. Publicar lo que sea. Generar tráfico, vender publicidad. Generar clicks.

Como hay escasa actividad rugbística en el hemisferio sur que capte la atención y sí la hay en el norte, donde promedian campeonatos locales y continentales, lo que se publica para y por los clicks está relacionado con Europa: lo que pasa en Europa, los que juegan en Europa y los argentinos que por estar allá no pueden jugar en Los Pumas, que ya explicamos, es una falacia. Con eso, manipulan unos y replican otros. Eso da clicks.

Esta búsqueda de “clicks modernos”, parafraseando al enorme disco de Charly García de 1983, no hace más que degradar el contenido, porque la competencia es por velocidad y cantidad de posteos, no por la calidad.

Entonces, se suma una nueva categoría para generar polémica, ergo, clicks: los argentinos que se van a ir a jugar a Europa (real o supuestamente) post mundial, o en 2020, o cuando fuere. Y desde ahí, caerles con todo.

Otra vez, polvareda. Típica argentina: ¿Cómo que Matera se va al Stade Francais?, ¿cómo que Landajo se va a ir a Harlequins?, ¿cómo que hay otros que tienen ofertas y las están estudiando?. ¿Y ahora qué hacemos?, ¿Cómo que se van?, ¡Pero al final son todos mercenarios que se van por la plata!, ¿Y a quién van a poner?, ¡Y claro, los pobres clubes sufren el éxodo! y así, infinitos comentarios.

Miren: si es que hay una buena noticia, tal vez la mejor desde la llegada de Jaguares al Super Rugby, es que hay que asumir que los jugadores puedan irse, que tengan la chance de hacerlo y que ojalá, puedan hacerlo.

Los que vinieron o se quedaron a poner el hombro para jugar en la franquicia no tenían ninguna obligación de hacerlo. Muchos resignaron dinero afuera, otros hicieron el cálculo y les convenía volver y/o quedarse para poder jugar también en Los Pumas y otros, para estar cerca de sus afectos. Ninguno aceptó un chantaje siniestro, ni fue víctima.

Si ahora, por su acopio de experiencia y roce internacional en el hemisferio sur tienen ofertas y pueden irse para vivir una nueva vida en otros lugares del mundo y también, juntar plata… ¿Cuál es el problema? ¿Dónde está el inconveniente?, ¿Con qué dedo acusador los van a señalar?

Esto, que apenas es un esbozo acá, es lo que pasa en Sudáfrica, Australia y Nueva Zelanda desde hace más de una década. ¿Por qué no nos iba a pasar?

Y así, surgen los agoreros, los fatalistas: “¡Pero nos quedamos sin jugadores! y ¿quién va a jugar?”.

Ni nos quedamos sin jugadores, y van a jugar otros.

¿Por qué? Porque para jugar, hay material de sobra. Lo que hay que hacer es darle tiempo a los entrenadores, a los Pladares (que se van a llamar Academias UAR en breve), a los Centros de Rugby provinciales, a desarrollarlos. Habrá que incrementar el scouting. Habrá también que saber y aprender a esperar. Argentina XV y Pumitas son gran banco de pruebas. Habrá que tener paciencia.

No hay que pedir resultados. ¿Quieren ganar siempre? Eso no va a pasar. A veces, se va a ganar y muchas más veces, no. Pidamos que evolucionen, no que ganen.

Con lugares por cubrir se van a ampliar las posibilidades de probar más jugadores, más alternativas, se va a incrementar la base en serio, se va a amplificar el espectro de competencias, va a haber diferentes niveles de calidades (no todos van a ser “top”) y además, no es un tema sólo de jugadores, sino de entrenadores, preparadores físicos, analistas de video, profesionales administrativos, dirigentes. Se va a empezar a cubrir un amplio abanico que hoy no está cubierto.

Entonces bien… Si se van cinco, ocho, doce o quince jugadores de Jaguares a jugar a otros lugares, no nos vamos a quedar sin nada, en absoluto. Más bien, todo lo contrario. Al rugby argentino le va a venir fabulosamente bien.

Lo que no explicó oportunamente la UAR porque lo urgente les tapó lo importante (tampoco se preocuparon por machacar para dejarlo claro) es que este proceso de ingresar al profesionalismo, el de Jaguares, el de la Liga Sudamericana, la Currie Cup y todo lo que pueda venir, es un proceso muy lento, muy de largo plazo.

Como en Argentina el largo plazo -por nuestra idiosincrasia- son cerca de 90 días, algo que tiene diez años de proyección no lo alcanzamos a visualizar, a asimilar. Esto, es obvio, no significa que todos estén de acuerdo con que pase, pero es lo que va a pasar, irremediablemente.

Como está plasmado en el disco Clics Modernos y parece profecía autocumplidaLos dinosaurios van a desaparecer, aunque nos quieran seguir pegando abajo.